Featured News

PORQUÉ NO CONVIENE DECIR NUESTROS PROYECTOS

silence man muffle silenciar hombre silencio

PORQUÉ NO CONVIENE DECIR NUESTROS PROYECTOS

Seguramente os habrá pasado alguna vez, a mi de hecho muchas veces. Se nos ocurre una idea, un proyecto, y lo primero que hacemos es ir todo ilusionado, a contárselo a alguien de nuestro entorno. Después, sin saber cómo ni porqué, no salen las cosas como querías y no logras tus objetivos.

¿Porqué ocurre ésto? Pues te parecerá raro, pero principalmente porque has hecho público tu objetivo.

público mundo Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Al contrario de lo que pueda parecer, el ir contando a la gente que conoces cuales son tus objetivos y proyectos no es una buena idea. Ahora te cuento porqué.

Hay muchos motivos por los cuales decidimos contar a los demás cuales son nuestros proyectos e ideas.

Por lo general cuando se nos ocurre hacer algo, un proyecto que realizar, sentimos el impulso inmediato de comunicarlo a alguien para compartir la alegría y la ilusión que nos hace. ¡Qué bonito cuando nos felicitan! Sentimos una emoción muy gratificante.

mujer hablar felicidad  comunicar teléfono Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Pues, malas noticias, seguramente ésto será la causa de tu fracaso. Precisamente esa sensación de satisfacción será la que te llevará a no cumplir con el esfuerzo que requiere llegar a tu objetivo. Más adelante entenderás porqué.

También puede que queramos decirlo simplemente por fardar con los amigos o compañeros de algo interesante que quieres hacer. Incluso en ocasiones, sentimos propio “la necesidad” de comunicar nuestros proyectos para sentirnos apoyados y más confiados.

Lo malo es que con mucha frecuencia, al hacer esto no se sabe muy bien porqué, pero luego no logramos hacer lo que queríamos. Lo curioso es que hay siempre una misma constante: el haberlo hecho público.

Y como ya hemos dicho ésto es precisamente la causa principal por la cual no logras tus objetivos.

laberinto objetivo

No te lo decimos sólo nosotros, en 2009 un interesante artículo en el Psychological Science, mostró los resultados de un experimento social, en el cual demostraba ésto mismo.

Supongamos que para el próximo curso has decidido empezar esa carrera que siempre te ha interesado, o que te has propuesto por fin de alcanzar tu peso forma y bajar esos kilos de más que te sobran.

Tú, todo contento vas y se lo cuentas a tus amigos. Ellos evidentemente te felicitan y te animan por tu decisión.

éxito logro amigos celebración

Después no se sabe porqué, el lunes elegido para empezar la dieta, se pospone al lunes de la semana siguiente, y así sucesivamente; o en los meses antes de la inscripción al curso vas perdiendo interés por esa carrera que antes te interesaba tanto. El final, lo conocemos, lo hemos visto en muchas ocasiones: no logras tu objetivo ¿Verdad?

¿Sabes porqué no lo logras? Porque al decirlo a otras personas, de algún modo ya has recibido el compenso que esperabas por lograrlo.

celebración éxito logro Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Tus amigos, tus conocidos ya te han reconocido el mérito, te han dado anticipadamente y en parte la gratificación que esperabas realizando tu objetivo. Te han felicitado por algo que aún no has hecho ni has logrado, pero de alguna manera se ha convertido en una “realidad social”.

amigos felicitación felices

Algo parecido pasa como cuando intentamos llegar a un acuerdo con nuestros hijos, si sois padres seguro que en alguna ocasión os ha pasado. Intentamos convencerlos de que hagan algo que es conveniente para ellos y les prometemos un premio al final. Pero a veces eso no les convence y quieren el premio antes, en ese momento. Nosotros en la esperanza de que lo hagan igualmente, aceptamos y se lo damos antes de que cumplan con lo acordado. ¡Cuantas veces hemos sido engañados! ¿Verdad?

Claro, si recibes el premio antes, para qué vas a incomodarte después a realizar algo por lo cual ya has obtenido un compenso.

Algo así pasa, cuando recibimos felicitaciones anticipadas, nos da la impresión que ya hemos logrado nuestro objetivo. Parece que nuestras amigas ya nos ven más delgadas, como si ya por el hecho de decirlo ya hubiéramos conseguido el peso forma. Cuando en realidad no es así.

celebración celebrar fiesta amigos

Lo mismo pasa cuando nos felicitan por nuestra futura carrera, parece que ya nos consideran como arquitectos, o ingenieros. ¡Pero si ni siquiera hemos empezado la carrera! De alguna manera hemos ya recibido uno de los compensos por los cuales habíamos decidido hacer ese proyecto. Hemos conseguido nuestro objetivo de identidad público.

identidad presentación

El reconocimiento anticipado de algo que todavía no hemos conseguido, nos quita en parte la motivación por la cual habíamos decidido realizar ese objetivo. Se genera una emoción de sustitución. En 1926, Kurt Lewin, fundador de la psicología social también lo llamó así.

Cuando anunciamos nuestra intención de comprometernos con un objetivo de identidad en público, ese anuncio es contraproducente.

Porque inconscientemente se pierde la motivación y aparecen obstáculos internos que impiden la consecución de tu objetivo.

Momentáneamente hemos recibido en parte el compenso que esperábamos, el reconocimiento de nuestros amigos y conocidos, en definitiva la atención de nuestro entorno.

amigos compañeros

Pero efectivamente estamos igual que antes. Por eso nos sentimos frustrados igualmente, porque en realidad no hemos logrado lo que queríamos.

Cuando decidimos hacer algo, lo hacemos por varios motivos. Si logramos antes la gratificación por alguno de ellos, evidentemente nos desmotivamos en parte.

celebrar botellas  sol

Ésto hace que nos cueste todavía más el lograr lo que queríamos, no encontramos suficiente motivación para realizar el esfuerzo que supone conseguir nuestro objetivo.

Cuando nos planteamos hacer algo, nuestro proyecto se convierte en nuestro objetivo. Pero llegar a lograrlo requiere un camino que hay que recorrer. Un proceso por el cual hay que pasar antes de conseguirlo. Este proceso suele requerir tiempo y esfuerzo. Y para ello necesitamos estar suficientemente motivados.

escalones escalón subir

Si nos quitamos de antemano parte de esa motivación, indudablemente nos va a costar más y de consecuencia la probabilidad que logremos nuestro objetivo es menor.

LA INFLUENCIA “NEGATIVA” DE LOS DEMÁS

compañeros hablar amigos

Puede parecer que no, pero detrás de una sonrisa, no siempre hay una buena intención. Digamos las cosas como son. El que consideras amigo, puede estar deseando en el fondo o en superficie tu fracaso.

Por mucho que nos cueste admitir, a veces no siempre nuestros amigos, conocidos o familiares entienden las motivaciones de nuestros deseos. No siempre nos apoyan y quieren “nuestro bien” objetivamente.

Al comunicar nuestro proyecto a ciertas personas que no tenemos la garantía cierta de su lealtad hacia nosotros, corremos un gran riesgo.

amigos hablar escuchar

Nosotros, al plantearnos un objetivo que nos ilusiona, proyectamos alrededor nuestro por así decirlo, un campo energético positivo. La ciencia nos lo explica mejor, estamos rodeados de un campo electromagnético que se modifica según nuestro estado mental y emocional.

Nuestros pensamientos se proyectan en forma de energía que son nuestras emociones y éstas las podemos sentir y los demás también.

ondas persona

Cuando probamos alegría, pensamientos creativos y optimistas, es decir emociones positivas emitimos ondas alfa, segregando mayores niveles de serotonina, disminuimos el estrés y tenemos mayor capacidad de aprendizaje y de resolver problemas.

Por lo tanto nuestras emociones son poderosas. Son pura energía, muy útiles y beneficiosas, que tenemos que utilizar para lograr nuestros objetivos. Esta energía positiva nos pueden llevar a hacer cosas muy valiosas para nosotros y nos aportan bienestar a nuestra vida.

Pero de la misma manera, lo que a tí te produce buenas “vibraciones”, a otro puede que le produzca el efecto contrario, por otras motivaciones internas, porque ese día esté enojado por algo ajeno a tí, incluso, o simplemente por conveniencia o comodidad propia.

El hecho que tu tomes la decisión de afrontar un desafío que te puede llevar al éxito, puede ocasionar emociones negativas en otra persona, su irritación, inquietud o temor repentino producen ondas beta. De hecho pueden sentir envidia, es lo típico, pero también resentimiento, rabia o celos aparentemente injustificados, pero que en efecto están ahí.

Esa persona, estará creando alrededor suyo un campo negativo de emociones, contrarios a tus deseos y aspiraciones, que puede poner en peligro la consecución de tu proyecto.

Aunque te sonría, en realidad no conoces sus pensamientos y emociones, y por lo tanto tampoco sus intenciones. No puedes valuar hasta que punto pueden influenciarte sus emociones negativas. Lo que sí que está claro, es que consciente o inconscientemente creará entorno a él “malas vibraciones”, que pueden malograr tus propósitos, influenciando tus emociones con dudas y “mala onda”.

luz bombilla idea

Más vale alejarse de esas personas o mejor aún no decir nada de tus propósitos de antemano.

CUANDO NO NOS ENTIENDEN: CADA UNO PIENSA POR SÍ

idea desacuerdo

Cuando decidimos realizar un proyecto, evidentemente estamos también movidos por deseos y motivaciones internas que en ocasiones son desconocidas a los demás, y por lo tanto a veces nuestros propósitos pueden caer inesperadamente de sorpresa en nuestro entorno familiar o social.

sorpersa

Es el caso típico que pasa cuando de joven te gusta cantar, un día realizas que quisieras presentarte en algún talent show del momento porque crees que tendrías bastante posibilidades. La propuesta en tu entorno puede caer de muchas maneras y provocar diferentes respuestas.

Por ejemplo, puede que tu familia no te apoye. Tu madre puede pensar que es una bobada del niño, que pasará con el tiempo; tu padre puede que te diga que debes pensar en el futuro y no en esas tonterías y que “eso no te dará de comer”; y tu hermana mayor puede que te diga: “pero, si ¡tú cantas fatal!”

madre hija desacuerdo

Desde luego, aunque podrías intuir cual iba a ser su reacción, en el fondo esperabas que te comprendieran y que te apoyasen, al menos en ésto que te hacía tanta ilusión. Esperabas encontrar en los demás la confianza que te faltaba. Es normal. Pero eso es otro tema que ya hablaremos en otra ocasión.

Pero, ¿porqué sucede así?

Bueno, por una sencilla razón. Es que cada uno ve las cosas desde su propia perspectiva. Aunque parezca extraño, no siempre entre familia o amigos existe un mismo modo de percibir y valorar las cosas. La opinión de las personas suelen estar movidas por motivaciones internas suyas, incluso cuando están en un mismo entorno o legados afectivamente.

Puede que la opinión de tu madre esté motivada por la creencia que ese proyecto le causará incomodidad por tener que acompañarte a las sesiones de canto, y tu padre que crea que es una perdida de tiempo y dinero, y tu hermana puede estar motivada simplemente por la envidia que le causaría si tu consigues ser popular e interesante más que ella.

En este caso el rechazo es directo, lo ves y lo escuchas. Pero a veces el rechazo también existe detrás de una sonrisa, como te decíamos.

amigos celebración felicitación Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Es lo que pasa cuando se lo decimos a nuestros amigos, con ellos se supone que nuestro proyecto está a salvo. Deberían conocernos y saber cuanto es importante para nosotros, y por lo tanto esperamos su apoyo incondicional. En realidad no siempre es así.

De hecho recibimos apoyo, es verdad, y con mucho entusiasmo. Un entusiasmo que pasa a las bromas y después a las dudas que inexorablemente te llevan a desistir. En ese momento no sabemos muy porqué pero es así.

¿Te ha pasado alguna vez que has contado tu proyecto de hacer un negocio a un amigo?

No lo sabes porqué pero después de hacerlo, poco a poco las circunstancias te han llevado a no poder realizar tu objetivo.

decepción hombre objetivo  Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Y eso que tenías su apoyo, al menos en apariencia. No sabrías decir porqué, pero te ha quedado la duda de que no te apoyaba del todo y que algo de eso a tenido que ver con tu fracaso. Lo sabes pero no puedes demostrarlo. ¿Verdad?

Parece pura paranoia, pero en realidad tiene un porqué.

pregunta sopresa decepción Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Como hemos dicho, las personas están movidas también inconscientemente por motivaciones internas. Por lo que a veces no demuestran cuales son sus deseos e intenciones reales, porque a veces, ni menos ellos mismos son conscientes de ellos.

Una persona puede ser un buen amigo en determinadas ocasiones, pero si se presentan otras, puede que reaccione de una forma que no esperabas. ¡Cuantas decepciones hemos tenido! Movido por la envidia o por la inconveniencia que supone que tu consigas un propósito.

Puede que tu logro ponga en evidencia su incapacidad para conseguir algo similar, lo mete en dificultad de algún modo. Sin querer, esta circunstancia lo pone en comparación contigo y de consecuencia en una inesperada competición.

hombre mujer bar dudas Porqué no conviene decir nuestros proyectos

De alguna manera, tu has perturbado su estado de equilibrio. Te cuento cómo.

NUESTRA ZONA DE CONFORT JUNTO A LOS DEMÁS

madre hija familia Porqué no conviene decir nuestros proyectos

El hecho que tu hayas planteado de alcanzar un objetivo, requiere un proceso que inicia en la acción de salir de tu zona de confort. Una zona segura y conocida, donde están acostumbrados a verte los demás y desde la cual ellos se confrontan contigo.

Si tu sales e inicias un camino que te puede llevar al éxito, aunque sea en una cosa irrelevante o que no tenga interés para otros, pero para tí resulta importante, porque es tu deseo. De alguna manera pones a ellos en una situación incómoda. No debería, pero es así.

Unos pueden tener directamente envidia, otros se pueden sentirse disminuidos por el simple hecho que tu tienes coraje a emprender un desafío al cual ellos serían incapaces de exponerse. Pero además mueves la famosa “barra del listón”, subes el nivel y desequilibras el estado de confort de todos los de tu entorno. Subes un escalón más y por lo tanto provocas un sentimiento de competición.

Fundamentalmente no quieren que lo hagas, no tanto por que te quieren mal, sino porque simplemente les incomodas. Ellos están cómodos en su zona de confort, junto contigo y todos los demás. Tienen todo bajo control y no entienden, porqué tienes y porqué tienen ellos que incomodarse. Claro, el problema lo tienen ellos, no les tendría que causar ningún inconveniente tus decisiones, pero es así.

Porque a veces, un amigo viene cómodo tenerlo al lado. Y el lograr el éxito en algo, puede significar el distanciamiento, no sólo físico sino también emocional. Tienen miedo a perderte, ha tener que prescindir de lo que tu aportas a la relación. Parece egoísta, y puede que así lo sea.

Esto sucede incluso con las personas que más nos quieren, por ejemplo las madres. En ocasiones son demasiado “protectoras”, a tal punto de no dejar espacio a su hijo a realizarse en sus propias pasiones. Pero éste ya es otro tema, que trataremos en otra ocasión.

madre hija famiglia

Lo que ocurre es que los “demás” intentan, conscientes o inconscientemente que no salgas de la zona de confort.

bla bla bla Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Puede que te lo digan directamente con frases como: “pero, ¿cómo vas a ir a hacer eso? Tu estás loco. Si tú ni siquiera…” o “no lo vas a conseguirlo, no tienes suficiente talento, hay muchos mejores que tú”, “conozco a Pepito, que lo ha intentado, pero ha perdido todo, es muy difícil”, “no me parece una buena idea para tí, mejor sería…

Por lo general estos comentarios directos o indirectos que sean, tienen un gran peligro, porque acaban por ser aceptados como una sugerencia válida, modificando tu enfoque inicial.

Pero también los demás intentan desanimarte de una manera inconsciente y muy sutil, ni ellos mismos casi se dan cuenta que están demostrando su desacuerdo. Junto a una sonrisa, un pequeño movimiento del labio, muestra un inapreciable gesto de duda. Tú ni te das cuenta, al inicio. Pero poco a poco, el tono de una palabra, su actitud cuando te encuentra. Notas, sin saber en qué modo que te están enviando mensajes contradictorios que te crean dudas.

amigas mujeres duda Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Consciente o inconscientemente, estas dudas acaban influyendo en tí, en mayor o menor medida. Estas “malas vibraciones”, poco a poco crearán dudas y te llevarán a desmotivarte, provocando que abandones tu proyecto, incluso antes de empezar.

LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL TE HARÁ LOGRAR TUS OBJETIVOS

logro éxito sol luz objetivo

Si tienes dudas de que esa persona pueda entender tus propósitos, es mucho mejor prescindir de su supuesto apoyo y no decírselo. Te aseguro que igualmente podrás conseguir lo que quieres.

Generalmente es mejor no decir a nadie tus proyectos e ideas. ¿Para qué gastar tus energías y tiempo en contar a los demás tus objetivos, si eso no te aportará nada útil ni beneficioso?

Solamente hay tres casos en los cuales puedes contar tus proyectos:

  1. Cuando sabes con certeza que la persona es leal a tí y te comprende.
  2. Cuando estáis unidos en un proyecto común, por lo que ambos deseáis y trabajáis por un mismo objetivo.
  3. Cuando pueda resultar conveniente conocer otras opiniones, sugerencias o críticas constructivas que puedan ayudar a detectar errores en tu proyecto o mejorar sustancialmente el resultado.
profesional mujer oficina proyecto Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Evidentemente en el tercer caso, puedes dirigirte a un profesional, así sabrás con certeza que no va a influir negativamente en tu proyecto, pero también a veces puede existir en tu entorno alguna persona, que por su objetividad y discreción puede ser útil para conseguir tu propósito.

Claro, en todos los casos es imprescindible tener una suficiente independencia emocional y objetividad, para elegir las sugerencias que nos pueden ser útiles y descartar las que consideremos no convenientes, sin que nos afecte las críticas, tanto si son positivas como negativas.

Hay investigaciones en el ámbito psicológico que sugieren que tener una identidad particular es un buen motivador para poder realizar las acciones que se requieren para llegar al éxito de un proyecto.

Lograr un propósito, requiere siempre de tiempo y esfuerzo. Un proceso de trabajo por el cual hay que pasar para obtener el éxito.

El hacer público tu proyecto o ideas, te harán percibir una ilusoria realidad social de haber ya conseguido tu objetivo. La mente a menudo confunde las palabras con los hechos. Es mejor esperar y sentir la verdadera satisfacción cuando llegues a tu objetivo.

Porque si has sentido esa satisfacción, estarás menos motivado para hacer el trabajo y el esfuerzo que requiere llegar a dónde tu quieres.

Nos conviene resistir a la tentación de anunciar nuestro objetivo, aunque eso conlleve retrasar la gratificación que nos da el reconocimiento social.

amigas felicidad  mujeres Porqué no conviene decir nuestros proyectos

Pero si no podemos evitar decirlo, por las circunstancias o por otros motivos, podemos comunicarlo en tal modo que no nos dé satisfacción. Por ejemplo, “Sí, he decidido hacer dieta, pero no va ser para nada fácil! Además de evitar los dulces, tengo que reducir el pan que tanto me gusta. Encima no basta con eso, además tengo que hacer gimnasia dos veces en semana y caminar por lo menos tres kilómetros al día. Pero lo tengo que hacer como sea! Sino, ¿cómo me meteré en el bikini este verano?

idea  pensamiento

Por todo lo dicho, la próxima vez que sintamos las ganas de contar nuestros proyectos o ideas a alguien, la mejor respuesta sería… el silencio.

¿QUÉ PIENSAS TÚ DE ESTE TEMA? SI QUIERES COMPARTIR TU PUNTO DE VISTA NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO! CUÉNTANOS TUS IMPRESIONES Y TAL VEZ ALGUNA EXPERIENCIA”


Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos Porqué no conviene decir nuestros proyectos