Cultura y Entretenimiento

EL REINO DE AGARTHA

EL REINO DE AGARTHA

La idea de la existencia de un mundo subterráneo no es nueva. Son muchas las culturas ancestrales que han transmitido esta creencia y son muchos los escritos en relación a este misterioso mundo subterráneo.

Las leyendas hindúes son unas de ellas, hablan de un mundo interno cuyas entradas estarían situadas en el Himalaya, donde supuestamente habitarían criaturas extraordinarias como dragones y gigantes.

Pero hay otras que hablan sobre lugares menos agradables y exuberantes, como la existencia de infiernos subterráneos, los llamados Patala, hasta el mundo o reino de Agharta, supuestamente situado debajo de desierto de Gobi, una extensa zona entre la llanura del norte de China y el sur de Mongolia, rodeada de las montañas de Altái, las estepas de Mongolia y la meseta del Tíbet.

Este mito que nos remonta al escrito de Athanasius Kircher publicado en 1665 “Mundus subterraneus, quo universae denique naturae divitiae”. Y que pocos años después como hemos mencionado antes Edmund Halley lo propuso en su particular teoría científica en 1692.

Las entradas hacia las galerías que llevan al Reino de Agartha estarían ocultas en lugares aislados e incógnitos, bajo las aguas de los océanos o entre el escarpado de algunas montañas. Algunas sin embargo son “conocidas”, y protegidas por sus guardianes, como las situadas en la selva Amazonas. Los indígenas macuxi son sus guardianes ancestros.

Las otras entradas estarían en Siberia, Rusia, en el desierto de Gobi, entre las piernas de la Esfinge de Guiza, Egipto, en la Cueva de los Tayos, situada en la cordillera del Cóndor en Ecuador, cuyo acceso principal a la cueva es un túnel vertical llamado la Chimenea. Una boca de 2 m de ancho y 15,6 m de largo, y aproximadamente 63 m de profundidad. Y los demás se encontrarían en la cordillera del Himalaya en Tíbet, y en la cordillera de los Andes.

LOS MACUXI: LOS GUARDIANES DEL MUNDO SUBTERRÁNEO

Los acabamos de mencionar. Los macuxi se consideran guardianes de la entrada a un mundo interior. Según dicen, este mundo subterráneo está habitado por gigantes y mucha vegetación.

Los indios macuxi son indígenas que viven en el Amazonas (donde estaría una de las entradas), en concreto en el norte de Brasil. Según la leyenda, los macuxi son los descendientes de los hijos del sol, el creador del fuego. Y se proclaman los protectores de la tierra interna.

Sus leyendas han sido transmitidas oralmente por generaciones. Hablan de una entrada en la superficie de la tierra hacia un mundo interior, que llaman el “otro lado del mundo”.

Cuenta la leyenda que los macuxi entraron en una caverna y se internaron hacia el interior. Después de 13 o 15 días recorriendo diversas galerías y túneles llegaron a lo más profundo. Lo que encontraron fue algo sorprendente y extraordinario, un “mundo subterráneo”.

Avanzaron atravesando aquel mundo extraordinario aún durante 3 días más hasta que encontraron unas grandes piedras escalonadas, cuyos escalones medían más de 80 cm. de altura. Después llegaron a una gruta gigantesca, cuya cavidad abarcaba kilómetros y kilómetros. Cuatro esferas del tamaño de una sandía estaban suspendidas en el ambiente e irradiaban una luz con tanta intensidad que dañaba los ojos si las mirabas fijamente. Brillaban como el sol y por eso los llamaron los 4 soles.

Dejaron atrás las antorchas y avanzaron por el camino iluminado por los soles. Después de 4 o 5 días de viaje perdieron peso y masa corporal, lo que les permitió moverse más rápido. Llegaron entonces a otras cavernas de dimensiones formidables, tan enormes que los techos no se podían ver. A los 6 o 7 días de caminata llegaron a una caverna descomunal, gigante. Su imponente y titánica envergadura era colosal. Estaba cubierta de una gran vegetación, plantas y árboles frutales, cuyos frutos reconocieron, pero de un tamaño casi 4 veces más grande de los normal. Habían encontrado un paraíso subterráneo lleno de abundancia y exuberancia.

Pero los macuxi dejaron una advertencia, porque algunos lugares por donde pasaron eran extremadamente peligrosos y se debían evitar, como los arroyos hervientes. Y también algunos pasadizos, cuyo “aire misterioso” puede hacer flotar y hasta volar, tal vez por la ausencia o disminución de la gravedad en algunos puntos determinados, según una teoría científica.

Continuando el viaje llegaron a una tierra habitada por una tribu de gigantes que medían más de 4 metros de altura. Fueron acogidos con hospitalidad y disfrutaron de su abundante comida. Manzanas grandes como cabezas, uvas como puños, todo tipo de manjares suculentos ofrecidos por aquella tierra extraordinaria.

Después los macuxi decidieron que era hora de regresar, pero los gigantes en un principio se negaron a dejarlos ir, temerosos que revelarían la ubicación de su paraíso tan celado desde tiempos remotos. Pero después llegaron a un acuerdo. A cambio de su libertad de regresar a la tierra en superficie los macuxi se comprometían en vigilar las entradas de las cavernas y a no permitir el ingreso a ningún forastero. Después de jurar tal compromiso los macuxi regresaron al mundo exterior.

En 1907 exploradores ingleses persiguiendo la leyenda de los inmensos tesoros que supuestamente habían en la selva del Amazonas (el Dorado, sobre todo), llegaron a tener contactos con los indios macuxi. La leyenda dice que un miembro de la tribu de los macuxi violó el acuerdo, e informó a los exploradores ingleses de las entradas de las cavernas. Los exploradores ingleses entraron pero no regresaron, nunca se supo más de ellos. Por este motivo los gigantes castigaron a los macuxi, prohibiéndoles de regresar a esa paradisíaca tierra. Sin embargo años después les permitieron entrar, pero con la condición de que quien entrara nunca más volverá a la superficie.

A los que se les había dejado regresar después del último advertimiento, regresaron más fuertes y más sabios, por lo que se convirtieron posteriormente en los líderes de la tribu macuxi, los guardianes del mundo interior.

LA LEYENDA DEL ALMIRANTE RICHARD EVELIN BYRD

Fuente

La armada de EE.UU, realizó una expedición al Polo Norte bajo el mando del almirante Richard Evelin Byrd. El 19 de febrero de 1947 su expedición descubrió un acceso a la “Tierra Hueca”. El mismo almirante accedió a su interior a través de un pasaje. En el interior el paisaje era carente de hielo y frío, con montañas, lagos, ríos y abundante vegetación. Una gran extensión exuberante de vegetación, montañas, lagos y ríos se extendía ante su mirada perpleja. Y además era habitado por extrañas criaturas, una de ellas parecidas al ancestro mamut.

Una historia muy bonita e interesante, si no fuera que el almirante Byrd en aquellas fechas se encontraba justo en el polo opuesto del planeta.

EL REINO DE AGARTHA UN DESAFÍO A LA NATURA

De todas maneras digamos la verdad, la existencia del reino de Agartha resulta difícil de creer si consideramos el conocimiento científico que se tiene hoy día sobre la geología, la física y la biología.

La presión y la temperatura es diversa en superficie que en profundidad. En términos generales la profundidad máxima en la cual es posible la vida genérica es de aproximadamente 1 km. A partir de esa profundidad las condiciones ambientales cambian y sobrevivir resulta cada vez más difícil.

La corteza terrestre tiene un espesor variable de 5 a 35 km, su temperatura oscila entre 15º-20º C de la superficie hasta 800º-1000º C en la zona de contacto con el manto. El calor interno lo produce el material fundido del núcleo y el material radiactivo. El calor se mantiene por la escasa conductividad térmica de la mayoría de las rocas de la corteza y su alta opacidad. A esta generalidad tenemos que tener en cuenta que el calor varía de unas zonas a otras en el interior según la capacidad de transferencia del calor que existe entre los minerales y los flujos de calor en movimiento.

Cuando hay actividad sísmica existen flujos de calor anómalos que hacen que en lugares con 15º-30º C cada 100 metros, en profundidades de 1,5 a 2 km se puedan encontrar temperaturas de 200º-300º C y otras con valor medio de 3º C cada 100 metros, en profundidades entre 2-3 km hay 60º-90º C.

Para que exista vida son necesarias unas condiciones ambientales determinadas relativas a la temperatura, el agua y la luz, esta última para poder producir materia orgánica (fotosíntesis). Excepcionalmente se puede producir materia orgánica sin luz por medio de un proceso llamado quimiosíntesis a partir de materia inorgánica, generalmente dióxido de carbono, lo hacen algunas bacterias.

El límite mínimo de profundidad para la existencia de vida depende de las condiciones, puede variar desde decenas de cm a más de 1500 m. Es el caso de unas bacterias encontradas a 1600 m debajo del fondo oceánico del mar de Japón y en Sima Krubera en el Cáucaso a 2000 metros de profundidad.

No obstante existen dos zonas donde no produciéndose nada orgánico (ni fotosíntesis ni quimiosíntesis) existe fauna. Son algunos lugares subterráneos y fondos marinos.

En estos lugares la materia orgánica necesaria para la subsistencia proviene de otros ecosistemas cercanos. En lugares subterráneos el suministro del nutrimiento al igual que el oxígeno es transportado a través del agua filtrado desde la superficie y depositado en acuíferos.

La escasez de alimento y de luz hace que el ahorro de energía y la adaptación sea la clave para la supervivencia. Aquí podemos encontrar minúsculos invertebrados y crustáceos sin pigmentos y sin ojos. Aunque la falta de luz ha propiciado la mejora de los otros sentidos.

VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA

Imaginemos por un momento que nos introducimos por una de la entradas que conducen al mundo subterráneo de Agartha. Recordemos que a partir del primer km hacia abajo a cada km más profundo la temperatura ascenderá de media entre 25 a 30 grados celsius en condiciones normales.

A medida que vamos bajamos la probabilidad de que encontremos fuentes subterráneas de agua disminuyen y el alimento o materia orgánica arrastrada e introducida a través del agua filtrada empezaría a escasear. La posibilidad de encontrar plantas verdes es nula ya que necesitan de la luz solar para realizar la fotosíntesis y los animales que encontraríamos (crustáceos de milímetros que obtienen el oxígeno que necesitan para sobrevivir del agua) serían insuficientes para poder nutrirnos y mantenernos en vida, tendríamos que llegar muchas provisiones, pero cuando se agoten…

Pero eso no sería la mayor dificultad para sobrevivir. A medida que avanzamos la presión aumentaría, pero sobre todo no habría oxígeno. Sin una fuente que suministrara oxígeno a través de conductos o bombonas no podríamos respirar.

Cuando lleguemos, si es que llegamos, a 2 km bajo tierra, la temperatura sería de media en condiciones normales entre 50º a 60º C. Tendríamos 10 minutos de vida antes de morir. Pero podríamos todavía salvarnos de momento si llevamos trajes especiales que nos aíslen y protejan.

No obstante a estas profundidades en algunas zonas existe todavía vida. Pero no son ni plantas ni animales gigantes tipo dinosaurios. Son los llamados extremófilos que pueden soportar condiciones ambientales de presión, temperatura, acidez, aridez, concentración de metales y radiación extremas.

Desde luego es una fauna diversa, un ecosistema complejo y poco desarrollado, compuesto generalmente de microbios, bacterias y virus, como el Bacillus infernus que vive a 2700 m, el Desulforudis audaxviator encontrado entre 1500 m a 2800m de profundidad en una mina de oro en la cuenca de Witwatersand, Sudáfrica o el Pyrococcus furiosus que vive en aguas termales submarinas a más de 100ºC.

A partir de 5 km de profundidad la temperatura asciende a 150º C, sin contar la presión, la carencia de oxígeno, de agua, de nutrimiento, de luz, la vida tal y como la conocemos no sería posible. A no ser que haya algo sobrenatural (como una esfera resplandeciente) que pueda alterar las normales leyes de la naturaleza. Pero eso dicen que es una leyenda.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? ¿QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN? NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO!


    EL REINO DE AGARTHA EL REINO DE AGARTHA EL REINO DE AGARTHA EL REINO DE AGARTHA EL REINO DE AGARTHA EL REINO DE AGARTHA

    error: Content is protected !!