Featured News

EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

direction course way dirección vía camino direzione flechas arrow freccia indicator

EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

/10 PARTE “EL MIEDO AL RECHAZO”

  1. EL MIEDO AL RECHAZO
  2. EL DAÑO PSICOLÓGICO
  3. LA EDUCACIÓN EMOCIONAL
  4. PORQUÉ DAMOS TANTA IMPORTANCIA A NUESTRA IMAGEN
  5. COMPRENDER LOS MECANISMOS DEL PENSAMIENTO
  6. EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL
  7. CUANDO NOS RECHAZAN PERSONAS QUE NO NOS CONOCEN
  8. ES HORA DE COMENZAR A VIVIR PLENAMENTE
  9. CÓMO HACER DESAPARECER EL MIEDO
  10. MUESTRA TU VALOR ÚNICO

Tener miedo es inevitable, no podemos controlar este tipo de emociones irracionales, pero podemos mantener un cierto control y decidir en qué modo utilizar la energía extra que nos proporciona este temor.

Podemos paralizarnos, huir o enfrentarnos a la situación que percibimos como adversa.

Obviamente llegados a este punto, identificar y discernir si esa situación representa un verdadero peligro, es fundamental para poder actuar en consecuencia a un criterio racional y conveniente.

Por ejemplo, el miedo a hablar en público el cual hemos mencionado antes, es uno de los miedos más extendidos en la población global.

micrófono audiencia hablar en público EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Incluso existen algunos resultados estadísticos al respecto, que han mostrado un dato interesante: la mayoría de las personas encuestadas, antepusieron el miedo a hablar en público al miedo a su misma muerte.

¿Porqué podría ocasionar más temor el hablar en público? ¿Si no es un peligro objetivo que atenta contra nuestra supervivencia?

Podría ser por dos razones principalmente: una, de la cual ya hemos hablado, sería que sus ideas y creencias en referencia a la percepción de lo que es o no peligroso, están deformadas y por tanto son erróneas.

Pero también una particularmente interesante, que es que la idea de que vamos a morir algún día, está asumida. Es inevitable y sobre todo es natural y por eso es aceptada.

Curiosamente son las mismas características que tiene el temor al rechazo. Por lo que una pregunta surge espontánea: El aceptar el miedo al rechazo como algo natural y común a todos, ¿nos podría ayudar a disminuir la ansiedad que nos provoca?

posibilidd posible capaz EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Claro que sí. Al parecer esta aceptación tiene un gran poder, puede en algún modo, alejar el temor que nos provoca una situación o hecho determinado, incluso si es “objetivamente adverso” como es el hecho de morir.

Ésto es un instrumento potente. Y debemos utilizarlo para mejorar nuestros mecanismos psicológicos en nuestro pensamiento cognitivo.

Si aceptamos ver una situación, como algo normal y que no es mala, porque de hecho es natural, terminaremos “acostumbrándonos” al estrés que puede ocasionar al inicio.

Otro mecanismo que funciona, es interpretar la excitación que produce el miedo, como una emoción. Una emoción intensa, fuerte, pero al fin de al cabo, una simple emoción que pasa y que es normal.

En efecto, es así, cuando tenemos miedo, producimos adrenalina, una sustancia que nos proporciona esa energía extra para superar el supuesto peligro, la misma que producimos cuando tenemos una fuerte emoción de entusiasmo o alegría. ¿Porqué no aprovechar esta coincidencia, e interpretar a nuestro interés este subidón de energía?

Como podemos prever, también las demás personas están pensando en un modo equivocado, por lo que su opinión acerca de ti no tiene consistencia racional y no posee una motivación lógica que pueda considerarse aceptable.

Aquí es donde entra en juego tu independencia emocional.

Crear y desarrollar una adecuada independencia en tus pensamientos, creencias y sobre todo, tus emociones; no sólo te ayudará a superar muchas situaciones que te provocan temor y miedo, fortaleciendo tu capacidad de discernir el peligro real, sino que te hará aumentar la autoestima en ti mismo.

hablar en público conferencia clase exposición EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Volvamos al ejemplo anterior, imagínate que tienes que hablar delante de un público por motivos profesionales, evidentemente se supone que quieres dar una buena imagen de ti.

Quieres que te acepten, aprecien tu aportación y la valoren positivamente. Pero sobre todo no quieres que te rechacen, ¿verdad? Incluso te tienta la “idea”, que podrías prescindir de todo eso y escapar. Aunque suponga renunciar a todo lo positivo que te podría aportar esa experiencia.

Es normal, es mucha la ansiedad que te provoca. Físicamente sientes que las piernas te tiemblan y el corazón te palpita en el pecho como si se fuera a salir, hay un momento que te sientes al punto del colapso.

Pero, ¿porqué tendrías que renunciar a una experiencia que puede ser beneficiosa para tu carrera profesional, si en realidad ese peligro de vida es supuesto y no es real?

cualidades humanas libertad emociones emoción EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Precisamente porque podrías prescindir de ello, no tiene tanta importancia. Al menos no la importancia que pensamos.

El hecho que salga mal un discurso público no será motivo para que decidan acabar con tu vida. Pero además seguramente ni las consecuencias profesionales serán tan graves, o al menos, no irrecuperables como pensamos en ese momento. ¿Verdad que es así?

éxito profesional

Desde luego, ese discurso, incluso si es expuesto de la manera más ridícula posible, no impedirá tu desarrollo y avance profesional, si tú eres determinado a escalar en tu carrera.

¡Cuantas payasadas hacen los políticos y personas influyentes! Y no pasa nada, incluso a veces esa desafortunada exposición se demuestra una ventaja aumentando su popularidad, haciéndose notar.

El hecho, es que solemos exagerar y deformamos el peligro que percibimos.

Le damos demasiada importancia al juicio de los demás, una importancia que en realidad no tiene.

Admitamos el supuesto que en este caso, podría tener una cierta importancia profesional. Pero también tenemos que admitir que en ningún modo, el supuesto “fracaso” será definitivo.

Desde luego puede ser superable y ser aceptado como una experiencia más. Una experiencia que te puede ayudar a mejorar tus métodos de exposición para el próximo desafío. Pero sobre todo, y esto es muy importante, no es un ataque personal.

Tendemos a percibir una opinión negativa, como un ataque a nuestra persona. Por eso el rechazo social lo vemos como un peligro vital, el fracaso social lo interpretamos como una “muerte social”.

deprimido solo soledad rechazo social EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Pero la verdad es que incluso, aunque parezca, que es un ataque personal; porque sabes que a esa persona le caes antipático por alguna razón, por ejemplo; generalmente los demás como tú mismo, tienen sus propias motivaciones internas que determinan y influencian sus percepciones y que de hecho no tienen nada que ver contigo personalmente.

chicos grupo jóvenes personas amigos EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

Generalmente la gente, está más centrada en sí misma que en los demás, por desgracia. Pero en ciertos momentos la conciencia de ésta “falta de interés personal” puede ser beneficiosa, como es en este caso.

Incluso cuando parece que se interesan positiva o negativamente por alguien, en realidad están enfocando sus intereses hacia ellos.

Suelen estar movidos por sus propias motivaciones internas e intereses personales, no por un interés especial a ocasionarte un daño personal.

Estás ahí por caso, y en tu lugar podría perfectamente estar otra persona, y la reacción sería la misma. Te lo aseguro.

elección social personas

Esto aparentemente puede no parecer un alivio, pero es el primer paso para llegar a una independencia emocional tal, que seamos capaces de trascender de la opinión de los demás, ya sea positiva o negativa y del poder que tiene sobre nosotros.

OTRO EJEMPLO: CUANDO SE NOS PRESENTA LA OCASIÓN

encuentro bar  EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

De la misma manera, ocurre cuando queremos acercarnos a una chica/o que nos gusta, para entablar una conversación con la esperanza que pueda desembocar en una sucesiva cita. Seguramente te habrá pasado en alguna ocasión, a todos nos ha pasado.

El discurso que te parecía muy convincente y que tantas veces has repetido en tu cabeza, ahora parece absurdo y privo de sentido.

El miedo a un posible rechazo por parte de la chica/o es tu pensamiento principal, creándote un estado de ansiedad y estrés difícil de contener.

Y si así fuera, que te rechace, ¿de verdad crees eso sea tan terrible para impedir que tu vida sea plena de satisfacciones e incluso puedas ser feliz?

Volvemos al mismo discurso de antes, si tantas veces, por no exponerte al rechazo, prefieres dejarlo estar. Quiere decir que no es tan importante ni tan “esencial” para ti como creías en ese momento.

Lo peor, es el momento justo antes de aproximarte a ella o a él, el discurso tan bonito que habías preparado con tanto cuidado, parece haberse perdido en la confusión de tu mente.

Te sientes incapaz de decir una palabra y si al final logras sacar algún sonido articulado de tu boca, después te avergüenzas al pensar que tu discurso ha sido por decir, patético y sobre todo que “no ha reflejado para nada el sentimiento que querías demostrarle”.

Si además la chica/o te rechaza, echarás la culpa de tu fracaso a ti mismo. ¿Qué cosa hay en mí que no va? La respuesta se llenará de inmediato de tantos motivos muy válidos por los cuales tu crees que la chica/o te ha rechazado.

Te autoconvences que eres tú el que falla y que los otros tienen razón.

La verdad es que tu vida no depende del resultado de ese situación.

La opinión que puede tener esa chica/o sobre ti, en ese momento, para considerarte no adapto para ella/él, no es motivo suficiente para que te turbes y no continúes la búsqueda de tu felicidad.

Seguramente la opinión que tiene sobre ti, está condicionada. No tanto de lo que conoce de ti como persona o lo que puedas ofrecerle, sino de su propio filtro interno.

Pero también de su estado de ánimo, el que tenga en ese momento y de sus propias motivaciones que tú, ni siquiera conoces.

Éstas son las verdaderas razones que determinarán el resultado de esa situación.

No depende de ti, depende de consideraciones externas a tu persona, las cuales no eres tu responsable en ningún modo.

Si no eres tú el elegido, no pasa nada, ella o él, también tiene derecho a tomar libremente sus propias decisiones.

Pero, el hecho que no coincidan con las tuyas, no significa que tu valor como persona sea disminuido en ningún sentido.

cualidades humanas persona EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL

El valor de tu autoestima no debe ser condicionado de una simple opinión o preferencia de alguien. Todas las opiniones pueden ser cuestionables y no son definitivas.

Así sucede en la mayoría de las situaciones en las que te puedas encontrar en tu vida. El rechazo que puedas obtener de una persona que considerabas amiga, incluso de un familiar cercano, o de un simple conocido, no dependerá de ti seguramente.

Normalmente las personas tomamos decisiones teniendo en cuenta las demás circunstancias que tenemos en nuestra vida, y no exclusivamente por una situación concreta en la que interviene una persona particular.

Somos nosotros mismos que lo interpretamos como personal.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? TÚ, ¿QUÉ PIENSAS? SI QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN Y TU EXPERIENCIA DÉJANOS UN COMENTARIO!


EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL