Cultura y Entretenimiento

OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?

ovni ufo

OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?

INVESTIGACIONES OFICIALES SOBRE OVNI EN EE.UU

EL DEBATE HA SÓLO INICIADO

En agosto de 2020 el Departamento de Defensa de EE.UU. creó una unidad especializada para estudiar los Fenómenos Aéreos no identificados, la UAPTF.

Esto ha llamado mucho la atención a nivel mundial. Se supone que por fin el gobierno de EE.UU acepta “oficialmente” el hecho que existen objetos volantes no identificados, es decir ovnis. Según un comunicado emitido el 14 de agosto de 2020, la misión es detectar, analizar y catalogar los fenómenos aéreos que pueden representar una amenaza para la seguridad nacional.

El fenómeno ovni no es nuevo, es un debate que tiene lugar desde hace tiempo, en los años 90 se habló mucho entre la opinión pública, pero ha sido en estos últimos meses cuando la polémica ha ido creciendo de manera preocupante, llegando incluso a las capas más altas del gobierno estadounidense.

Un polémico debate entre defensores de una política de apertura, entre los que hay senadores y conocidos altos cargos del gobierno, los cuales quieren que sean “desclasificados”, es decir, divulgadas las informaciones e informes sobre avistamientos de ufo, y los que defienden una política de secretismo. Declaraciones, opiniones y revelaciones tanto de políticos, antiguos agentes de seguridad, como también del personal de la NASA, que no parecen tener fin.

El hecho es que requiere una inversión importante de dinero por parte del gobierno, y para algunos esto es algo de lo que hay que tener en cuenta y analizar antes de dedicar ese dinero para estas cosas. Lo irónico es que ya se venía haciendo desde hace tiempo. Eso sí, en secreto.

Como sabemos el fenómeno ovni ha sido objeto de estudio desde hace muchas décadas, es conocido el hecho que el ejército de Estados Unidos ha investigado muchos casos de fenómenos de ovni desde la IIGM, e incluso antes. Entre 1947 y 1969 (año en el que oficialmente se dijo que terminó la investigación), la Fuerza Aérea desarrolló una investigación sobre 12.000 supuestos avistamientos de ovnis. En 1952, un pesquisa secreta, llamada en “clave” Proyecto Libro Azul, corroboró que la mayoría de los avistamientos se debían a aviones convencionales, estrellas, nubes o aviones espías, aunque 701 de los avistamientos quedaron sin explicación.

Sabemos por el polémico artículo publicado en The New York Times el 16 de diciembre de 2017, que desde 2007 existía un Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales, la AATIP, dentro del Departamento de Defensa de los EE.UU.

Dirigido por un funcionario de inteligencia militar, Luis Elizondo, se realizó en total secreto. Un programa encubierto que durante aquellos años se desarrolló en el 5 piso del anillo C del Pentágono, y que habría recibido entre 2008 y 2011 unos 22 millones de dólares de los 600 mil millones que recibió el Departamento de Defensa estadounidense. Según los testimonios de funcionarios del Departamento de Defensa, personal que participó al programa y diversos registros a los cuales tuvo acceso The New York Times, durante aquellos años la AATIP investigó los reportes de objetos no identificados, evaluando la amenaza que podrían plantear.

OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?
Fuente

El financiamiento se destinó a la Bigelow Aerospace, empresa que se encargó de desarrollar el programa. La investigación se desarrolló sobre diversos parámetros, entre los cuales, los efectos físicos y psicológicos de personas que aseguraban haber estado en contacto con objetos no identificados, investigación de las imágenes, y análisis de los restos de materiales y metales recuperados en fenómenos aéreos no identificados, para los cuales habían destinado algunas estructuras en la zona de Las Vegas, edificaciones modificadas y ocultas, las cuales servían de almacenes y laboratorios ocultos donde se custodiaban y realizaban dichas investigaciones.

Así que por fin pudimos confirmar que la famosa y secreta “Área 51” siempre había existido, pero no sólo en el desierto, sino también dentro del Pentágono.

El gobierno nunca antes había reconocido la existencia del programa, y este hecho confirmó que el gobierno aceptaba la posibilidad de la existencia de vida extraterrestre. O así lo interpretó la opinión pública, entusiasmada como nunca de la confirma de la existencia de vida inteligente extraterrestre. Durante la polémica desencadenada en 2007 después de la publicación del artículo de The New York Times, Defensa confirmó que el programa había sido cerrado hace cinco años, en el 2012. Sin embargo, todo apunta que ha continuado su actividad de estudio hasta el día de hoy, integrando las investigaciones entre otras labores dentro del Departamento de Defensa, y que sólo desviaron la financiación al interno del departamento. La novedad es que ahora lo han hecho oficial llamándolo con otro nombre, el UAPTF.

OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?
Fuente

Luis Elizondo fue dirigente del antiguo programa secreto durante aquellos años. Presentó su renuncia el 4 octubre del 2012 a través de una carta dirigida al secretario de Defensa James Mattis, como protesta por lo que definió como un excesivo secretismo y una injustificada oposición interna al programa. En la carta advertía que los “desafíos burocráticos y mentalidades inflexibles eran un obstáculo para que se tomaran en serio las amenazas aeroespaciales anómalas”, opinión que él mismo reiteraría en otras ocasiones durante algunas entrevistas en algunos medios de comunicación.

Poco después Luis Elizondo se unió a la fundación To The Stars Academy, una iniciativa privada, no priva de polémica, fundada, dicen que para “movilizar las mentes más brillantes desde dentro de las sombras que supone lo aeroespacial, la ciencia y el departamento de defensa”.

Es decir, en la To The Stars Academy, realiza el mismo trabajo que hacía antes para Defensa, pero esta vez de forma privada. Fundada entre otros, por Christopher Karl Mellon, ex subsecretario adjunto de Defensa de EE.UU. para Inteligencia, y más tarde para Operaciones de Seguridad e Información, y también Tom DeLonge, guitarrista de los Blink-182.

En 2019 Luis Elizondo estrenó por el canal History, un programa televisivo denominado “No identificado”, en el cual expone casos de avistamientos de ovni, testimonios e imágenes.

Según apuntan algunas voces populares la fundación y concretamente Luis Elizondo podría haber seguido estado trabajando secretamente para el Pentágono y haber tenido contactos con la Inteligencia, es decir con la CIA, controlando y dosificando la información que se va desclasificando en relación a los casos de ovnis, y así poder gestionar toda la información que va llegando a los ufólogos de EE.UU y a la opinión pública.

Y que por tanto, toda esta pública polémica sería una estrategia más del Pentágono para desviar la atención de los gobiernos mundiales de las verdaderas intenciones y acciones que está realizando el gobierno de EE.UU. en referencia a su defensa y a su seguridad nacional.

Lo que no se puede negar, es que existe una evidente gran preocupación dentro del gobierno de EE.UU. en lo que se refiere a su seguridad y su liderazgo mundial. El hecho que se hayan creado comisiones interesadas en demostrar o vincular el fenómeno ovni con una seria y posible amenaza para el gobierno de EE.UU. concretamente a finales del gobierno de Trump, demuestra esta gran inquietud.

En los últimos tiempos se han ido divulgando con mayor frecuencia avistamientos sobre centrales nucleares, bases militares, zonas donde el ejército realiza maniobras. Incluso el Ministerio de Defensa ha admitido que están investigando este asunto porque lo consideran de máxima prioridad.

Algo ha cambiado, eso es innegable, antes no se admitía el hecho, tal vez porque suponía de alguna manera, perder el poder sobre la opinión pública mundial, y la confianza de los ciudadanos. Para un gobierno que siempre se ha considerado líder mundial, admitir que algo era fuera de su control, era renunciar a su poder y a su autoridad.

Pero hay algo más. No se puede negar que la guerra fría entre EE.UU. y otros países que también optan por ser líderes mundiales, como China y Rusia siempre se ha querido ignorar. A este respecto, hasta ahora, el fenómeno ovni ha servido como una “cuartada perfecta”, para tener oculta información sobre armamento, asuntos militares y como no, espionaje.

Unos y otros pendientes de la tecnología que poseían. Espiarse y saber con suficiente antelación si otros países poseen armas secretas o tecnología avanzada que pudiera ser una amenaza para la propia nación y su soberanía.

En los últimos años los avistamientos “sospechosos” de naves o aparatos volantes no identificados, con supuesta tecnología avanzada desconocida, sobre territorio estadounidense han aumentado, y con ellos la preocupación del gobierno. Aceptando así que no han sido capaz de identificar el origen ni el propósito de estas naves. Hablan de una amenaza no identificada, dejando abierta la posibilidad de especular sobre ovni extraterrestres, pero por otro lado es evidente que son conscientes que puede tratarse del ya conocido espionaje extranjero.

OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?

Marco Rubio senador por el estado de Florida, presidente del comité de Inteligencia del Senado, considera que quizás algunas de las instrucciones han podido ser de alguna nave espía de otro país.

Todo señala a China y Rusia, inmarcesibles rivales de EE.UU. Y sugiere que EE.UU. teme que estas naciones hayan podido obtener un salto tecnológico que ellos desconocen, o acceso a una fuente desconocida de energía o material desconocido. Por lo que la estrategia de divulgación de la existencia de estudios de los fenómenos ovni, podría responder al hecho de la sospecha que detrás del fenómeno ovni ha estado, y está la mano de una nación extranjera.

Christopeher Karl Mellon, junto con algunos senadores, ya dijo que había que invertir más recursos en el fenómeno ovni. Él también comentó que el gobierno no estaba organizado para este tipo de fenómenos. Como si dentro del gobierno, senadores, políticos, funcionarios, estuvieran haciendo su cruzada cada uno por su cuenta. Piensa que no existe un interés real por descubrir qué hay detrás de estos fenómenos. Él comentó que un tema tan importante y serio como éste, debería de tener un presupuesto adecuado e integrado en los presupuestos del gobierno. Porque puede representar una seria y real amenaza.

Transparencia, es lo que están pidiendo por algunas altas capas del gobierno. Por otro lado el secretismo, es para otros el mejor modo de proteger los intereses del estado. El término con el cual se clasifica este tipo de fenómenos impide de seguir la pista de qué organismo de gobierno está detrás. No se determina cual organismo está autorizado a clasificar y estudiar los casos. Desde el exterior todo se ve muy confundido y distorsionado, pero tal vez ellos saben lo que están haciendo.

Ahora toca esperar qué postura tomará el nuevo gobierno de Joe Biden en referencia a este programa hecho oficial. Sin duda la presión mediática pedirá una opinión sobre lo que ha dejado abierto el gobierno de Trump.

¿Estamos ante una amenaza extraterrestre? O los avistamientos aéreos son fruto del espionaje extranjero terrestre? La puerta a la especulación está abierta y la polémica también.

Foto portada

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? ¿QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN? NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO!


    OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE? OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE? OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE? OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE? OVNI, AMENAZA EXTRATERRESTRE, O ESPIONAJE TERRESTRE?

    error: Content is protected !!