Arte e Historia

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA

Entre los muchos hombres que han marcado la historia pero también el folclore ruso, entre políticos y aristócratas, hay uno en particular, un personaje que se escapa de las biografías históricas habituales a las que estamos acostumbrados a desplazarnos por Wikipedia para el reportaje histórico del día siguiente.

Su apariencia nos sorprende pero extrañamente parece intrigarnos, al igual que su trayectoria de vida tan inusual y temeraria que llega a los límites del absurdo.

¿Y si te dijera que todo aquello que se pueda pensar de intuir, viéndolo refigurado en las fotografías con esa mirada incisiva y vigorosa, no es nada comparado con lo que realmente sucedió?

Hablemos entonces de Grigorij Efimovič Rasputin, el monje ruso más influyente de toda la Rusia de principios del vigésimo siglo.

UN MÍSTICO Y MUCHO MÁS

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Estamos a principios del ‘900 y la situación en Rusia no era precisamente la mejor. Pronto estallaría la revolución, pero primero llegaría la Primera Guerra Mundial, lo que no haría más que complicar la situación política que el zar ya apenas mantenía a raya.

Digamos que todo estaba a punto de explotar, pero aún no se veía la mecha para activar lo que ya se sentía en el aire.

No se sabe bien qué tenía este hombre de tan intrigante como para causar tanta sensación allí donde fuera, pero lo cierto era que cada paso que daba en este mundo no hacía más que añadir más leña a ese fuego de misterio y reverencia que en muchos, entre los campesinos, plebeyos, nobles y miembros de la realeza rusos, se reencontraban a sentir en su presencia.

Rasputin se caracterizó por su fuerte espiritualidad radicalizada, que descubrió en los meses que pasó en el monasterio de Verchotur’e, encontrando sin embargo sus propias interpretaciones originales en las sagradas escrituras, pero fue solo después, según las fuentes de la época, que conoció y presumiblemente se asoció a la secta Chlysty conocida como los “flagelantes” (una conocida secta extremista cristiana cuyas actividades iban desde la flagelación hasta las orgías), que comprendió que había encontrado su rol en la vida: el de un místico.

Ciertamente, en esa secta como en todas las demás, sólo pudo encontrar compañeros igualmente perturbados, si no más, que el propio Rasputín, pero fue precisamente esta “comunión de locos” la que le hizo alcanzar la iluminación.

Y como ocurre con mucha más frecuencia de lo que se cree incluso en nuestro tiempo, los que sean lo suficientemente valientes como para proclamar su desequilibrio al resto del mundo serán recompensados por la gente con celosa devoción en detrimento de la razón, y así fue para los miembros de la secta y para muchos ilustres miembros del mundo de la mística que vieron en él una figura mucho más que prometedora.

Hay que decir que el momento era el oportuno: Rusia estaba repleta de entusiastas y exaltados religiosos y ocultistas pero sobre todo de gente dispuesta a escucharlos y a creerles, y un poco todo el mundo se había dejado llevar por esta “fiebre mística”, incluso las clases sociales más altas, como veremos más adelante.

Y con la fe que le otorgaron sus aduladores, solo pudo desarrollar cada vez más sus propios poderes espirituales y esotéricos, como la clarividencia y la habilidad de un curandero místico.

Hordas de fieles lo rodeaban por todas partes, porque ya se había transformado con el tiempo casi en un Jesús siberiano, un santo entre los mortales. En particular, las mujeres sentían, por esa figura autoritaria del anacoreta místico con poderes sobrenaturales, una adoración extrema, que Rasputin no podía ni quería negarse a sí mismo, tan profundamente arraigados en él estaban los principios y verdades sobre los placeres terrenales. Y cómo culpar a las doncellas rusas de la época, no es cosa de todos los días ver a un profeta iluminado de casi dos metros de altura mirándote con esa mirada austera y fuera de este mundo.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Parece increíble cómo a partir de ésto y por simple inercia social, más tarde se convertiría en una de las personas más importantes y poderosas de la patria rusa (al menos durante algún tiempo), pero si tenemos en cuenta que la superstición fue para muchos la única salida de fuga a los horrores de la realidad, no parece tan absurdo de entender.

El pueblo ruso había visto y pasado por todo tipo de cosas, y un monje curandero era el tipo de cosas lo suficientemente absurdas como para hacer creer a la gente común que algo iba a cambiary que tal vez las cosas mejorarían para ellos. Y así todas las esperanzas y necesidades reales de cada uno se fueron a exasperar en un solo individuo, en este caso, que gracias a esto pudo así “curar mágicamente las enfermedades más horribles“, o cuya devoción por él sería entonces recompensada por poder espiritual, con buena suerte y riquezas.

Y así es como se forma realmente un culto, y así se formó también el de Grigori Rasputin.

DE MÓNACO A CONSEJERO REAL

Pero la fama de Rasputin no se detuvo en la gente común, porque como sabemos, la necesidad extrema y desesperada de creer siempre ha residido en el alma humana, ya sea rica o pobre.

Y en el caso fortuito de nuestro monje, también en el de la propia zarina, reina de Rusia en una época en la que aún reinaba la monarquía.

Fue precisamente en el período en el que su popularidad como curador y aclamado místico fue creciendo, cuando un problema real se volvió cada vez más grave e insostenible: el del hijo de la reina, Alexei Nikolaevich, golpeado por la hemofilia que le impedía vivir una vida normal y amenazaba su salud de manera preocupante.

La familia real había intentado todo, entre curas y tratamientos médicos, tratando de mantener al pueblo en la oscuridad sobre la enfermedad que solo habría perjudicado la ya precaria posición, desestabilizada por el descontento general de la gente sobre el estado político actual del estado zarista.

Rasputín pareció caerles directamente del cielo para resolver sus problemas políticos y de salud de una manera totalmente nueva y alternativa, y quién mejor que él que fue elogiado por su poder y fuerte influencia benévola y curativa de todas partes de Rusia.

Así, gracias también a los contactos internos, Rasputin se vio invitado a la corte para resolver el intrincado problema de salud del príncipe, y lo creas o no, los sorprendentes resultados en el niño anémico no tardaron en llegar.

Entre una sesión de hipnosis y varias divagaciones místicas posteriores, el zarevic Alexei comenzó a mejorar influenciado por ese aura mágica y poderosa de la que todos hablaban, que esta vez se confirmó frente a la incredulidad de los médicos de la corte y la felicidad de la familia real y en particular de Alexandra, la naturaleza sobrenatural y mística de ese hombre barbudo de aspecto extraño.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Tsarit

El evento causó sensación dentro y fuera de los muros de la casa de la familia Romanov, y desde este momento en adelante Rasputin obtuvo no solo un lugar en la corte del zar Nicolás II, sino también el rol de consejero real y todo lo que derivaba con él: un enorme poder e influencia directa sobre la familia gobernante, ríos de riquezas y todo lo que el corazón y el cuerpo podía desear.

A ésto luego se sobrepuso una miríada de chismes, gossip típicos de las cortes, que hablaban de que la Zarina, agradecida y aldabeada por la recuperación de su hijo enfermo, se había convertido en una devota de su culto y no sólo, sino también en la amante de Rasputin, con toda la vergüenza que conllevaba.

Cierto o no, el hecho era que la posición de Rasputin en el círculo político estaba creando una reacción a dominó de descontento e indignación que afectó a la familia real in primis, pero que recayó sobre toda la monarquía de la que ellos, los aristócratas descontentos, formaban parte. Y cierto es que Rasputín, de su recién descubierto estatus social no había dejado perder la ocasión de beneficiarse al máximo, manipulando el destino del reino con la reina bajo su control y con un rey convenientemente ausente por la guerra que le incumbía.

Entonces los aristócratas y muchos otros, furiosos por la conducta lasciva del monje que estaba agravando la inestabilidad nacional, hicieron todo lo posible para sacarlo y hacerlo bajar de ese pedestal en el que la reina lo tenía, con pesadas y molestas declaraciones y acusaciones sobre la naturaleza del consejero real y sus verdaderas intenciones, es decir, las de espiar la madre patria en nombre de sus, aunque lejanos, descendientes germánicos, definiéndolo un espía de la nación, e señalando las indagaciones sobre su afiliación real con la perversa secta de los Jlystý o Klystý.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Pero cuando estos y otros intentos fracasaron, decidieron enviar asesinos para eliminar al problemático individuo, dando inadvertidamente la puesta en marcha a uno de los asesinos más ridículos y memorables de la historia.

RASPUTIN EL INVENCIBLE

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Los miembros más importantes que participaron activamente en el asesinato del místico consejero fueron principalmente tres, aunque se ha investigado y especulado sobre muchos otros asociados entre policías y médicos, e incluso la intervención del servicio secreto británico en el asunto.

El noble Felix Yusupov, quien era el líder de los nobles conspiradores, cuyas razones para quererlo muerto no se limitaban sólo a asuntos políticos sino también personales, ya que Rasputin se había mostrado extremadamente interesado en su esposa Irina Aleksandrovna Romanova, quien se jactaba de cierta notoriedad dado su encanto y la riqueza de su familia, y que convertía al monje en un peligro en más de un sentido. Y fue Vladimir Purishkevich, perteneciente a la facción de la derecha, quien abrió los ojos en uno de sus encuentros con el noble sobre las intenciones de Rasputin de manipular Rusia y derrocar a la monarquía, así como su deseo de convertir a su esposa en otra de las sus numerosas conquistas.

Fuente

Evidentemente no a todos gustó que un exaltado ermitaño saliera de la nada y tomara el puesto más codiciado de todo el imperio sin el más mínimo esfuerzo ni resistencia, sobre todo a todos aquellos aristócratas que estaban allí antes que él y se habían esforzado en seguir las reglas de la hipocresía y de fingir para poder algún día acaparar una posición tan ventajosa como era la suya.

A los dos se les unió entonces el gran duque de Rusia Dmitri Pavlovich Romanov, que pertenecía a la familia real Romanov, y que había visto de primera mano la manipulación tan persuasiva que Rasputin ejercía sobre la zarina, y tal vez porque él era uno de aquellos que habían sido burlados en el momento de recoger el puesto vagante como figura junto a la reina, ahora que Nicolás II estaba ocupado en el extranjero.

Junto con otros partidarios de la causa, idearon un plan “bien pensado” para atraer a Rasputin a una trampa, entre el 17 y el 29 de diciembre de 1916, día que con un poco de esfuerzo pudieron marchamar en su lápida.

Se podía decir cualquier cosa sobre Grigory Rasputin, que era un charlatán depravado demasiado preocupado por sí mismo y su exaltación, y que era un manipulador muy astuto de las masas, pero que fuera un pasmado, ésto no. Debajo de ese aire carismático y esotérico se encontraba un hombre que conocía profundamente el nido de víboras en el que se había abierto camino, y podía sentir sus ojos pero también las armas apuntándole incluso antes de que se reunieran para hablar de ello.

Para ello, Yusupov decidió ponerse espabilado y usar sus debilidades en su contra, invitándolo a cenar en su casa, en el amplio y lujoso palacio Moika, en San Petersburgo, con la excusa de presentarle a su amada esposa Irina que tanto deseaba.

Para darle la bienvenida, sin embargo, estaría sólo él, ya que su esposa ni siquiera estaba en Rusia en ese momento, pero este pobre Rasputín no lo sabía, y llegó un diluvio de dulces y litros de vino a los que no sabía decir que no, y quien lo hubiera hecho en su lugar?

Desafortunadamente, toda esa bondad había sido envenenada con un poderoso veneno, el cianuro, y con las cantidades de alcohol y pasteles que puso en su cuerpo, tenía suficiente veneno para extenderlo por nueve vidas. Sin embargo, a cada gorgorotada violenta y vivaz le seguía otro igualmente gozoso, con la amargura y el desconcierto que alcanzaba a Yusupov, al ver que la muerte no llegaba a su huésped. ¿Qué estaba sucediendo?

Este Yusupov no podía explicárselo, a no ser que las voces que corrían sobre aquel místico con pinta beoda y serenada fueran a este punto verdaderas, de Rasputin el invencible Profeta, bendecido por Dios mismo.

Ahora, después de numerosas indagaciones y observaciones, podemos dar una explicación más científica al hecho, aunque todavía completamente discutible, que resulta ser una de esas tantas risotadas que hace el cosmos o la suerte a costa de nosotros los mortales, o una afortunada (o desafortunada según quién lo vea) coincidencia.

De hecho, fue casualidad que la elección de la particular “última cena” fuera posiblemente la causa de su ineficacia, porque el cianuro introducido en el vino parece reaccionar con el azúcar presente en la uva, fructosa y glucosa, que reacciona con las moléculas formadas por él, consiguieron reducir su efecto y evitaron la muerte del ícono personaje.

Preso del pánico, el atemorizado Yusupov se llamó a sí mismo fuera del comedor con una excusa para hablar con los otros conspiradores sobre qué hacer, por lo que intentaron el efecto sorpresa como una alternativa al fallido envenenamiento.

Rasputin, entretenido a contemplar visiblemente achispado una cruz de plata, no se dio cuenta de que Yusupov había regresado, y esta vez no llevaba otra bandeja de dulces, sino una pistola Browning cargada, que descargó sobre él varias veces.

Todos se sintieron aliviados al verlo finalmente tirado allí, por lo que de inmediato se pusieron manos a la obra para dedicarse a hacer desaparecer las pruebas incriminatorias y ajustar las coartadas y la escena del crimen para que ninguno de ellos pudiera ser relacionado con el muerto.

Mientras se iban, Yusupov recordó de la chaqueta dejada en el sótano donde habían dejado el cuerpo de Rasputin por el momento, y pensando bien tenía que recuperarla antes de irse, regresó al bodega. Lo que encontró, junto con la chaqueta aún en la silla, fue un Rasputín violento y aún lleno de vida, que se le tiró al cuello para estrangularlo en un intento furioso pero desatinado por el alcohol.

Se cree que Yusupov lo golpeó nuevamente, esta vez con un cuchillo en el costado, pero eso sólo lo enfureció más. Rasputín salió corriendo fuera, y por su enésima fortuna, logró esquivar en un 50/50 la puerta donde lo esperaba Vladimir Purishkevich con un revólver apuntando, que había regresado después de escuchar a su compañero gritar de miedo, y entonces se dirigió a la otra salida libre.

Purishkevich, al no verlo atravesar la puerta, se dio cuenta de que había escapado y rápidamente corrió tras él después de verlo escapar apresurándose hacia la nieve. Le disparó entonces con el revólver, y aquí se dice que muchos de esos tan vigorosos disparos no llegaron al blanco, a excepción de uno sólo, que le llegó de refilón, pero lo suficiente para hacerlo detener. Entonces pudo alcanzarlo y asestarle un tiro directo en la frente, sólo para estar seguro, como si fuera un episodio de The Walking Dead.

Y para dormir serenos sin que el Baba Yaga o el John Wick ruso volviera a atosigarlos, pensaron que lo mejor era recoger el cuerpo en una alfombra y arrojarlo al río helado Neva, que estaba a pocos pasos del palacio Moika.

Lamentablemente el río no lo quiso con él y las aguas no se lo llevaron, por lo que fue encontrado en el hielo unos días después. Pues sí, esta vez estaba realmente muerto.

Pero, según los informes, murió de hipotermia. No por envenenamiento, no por las antiguas heridas abiertas que brotaban de nuevo, no por disparos uno de los cuales derecho en cara que ni siquiera habría podido fallar. Pero nada, Rasputin no podía permitir que sus enemigos se regocijaran de haber logrado matarlo después de todo aquel trajín por sobrevivir, y ahora era una cuestión de orgullo.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Esto es lo que cuenta principalmente la leyenda de nuestro Rasputin, de su final tan estrepitoso y de su espíritu que ni siquiera en ese momento quiso dársela por vencida a sus enemigos que ya con su enorme poder de clarividencia había predicho, según como se describe en una carta dirigida a la zarina, el cual él mismo afirma no haberse limitado a ver su futuro, sino también el de la familia real, para los cuales predijo (y también con razón visto los avenimientos históricos de los años siguientes), que Alexei sería el último zarevich o “príncipe hereditario” de la madre patria, y que los enemigos que lo habrían perseguido habrían sido la ruina de la monarquía.

FUROR INCLUSO DESPUÉS DE LA MUERTE

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Para la repentina y violenta partida del monje ruso más controvertido de su tiempo, se organizó un funeral por todos aquellos que habían quedado fascinados por su carisma, por devotos creyentes y obviamente también por la familia real tan en estrecho contacto con el difunto.

Lamentablemente tampoco duraron tanto, porque como se mencionó, la crisis provocada por Rasputín y las rebeliones insurgentes llevaron a la monarquía a su inevitable colapso, con la consiguiente retirada del zar, que había dejado la bomba revolucionaria para librar la Primera Guerra Mundial en casa a punto de reventar, y de la familia que ciertamente había hecho muy poco para evitar llamar la atención de la población enfurecida.

Fuente

Se dice que la presencia de Rasputin en las gracias de la familia Romanov fue una de las causas o más bien “la gota que colmó el vaso” para los ciudadanos rusos exhaustos, cansados de tener que soportar el hambre y la miseria y ahora también un monje a dirigir la orquesta, o casi. Ciertamente ya habían tenido suficiente y después de la muerte del consejero, enviaron a los demás en línea también. Pero esta es historia “de relleno”.

El caso es que habiendo eliminado el problema del zar y su familia, todos querían deshacerse de los vestigios que quedaban de la monarquía, y ésto significaba también sus simpatizantes y en particular sus cuerpos, que en su opinión no merecían un ataúd honorable.

Así que exhumaron con bien poca consideración de los familiares, el cuerpo de Rasputín para incinerarlo.

Sus devotos ciertamente no estaban muy contentos con eso, pero al menos en la pira, Rasputin podría donar su “luz espiritual” por última vez, y para ser honesto, no se limitó al sentido metafórico, sino que incluso quiso alzarse para hacer presencia literal en el más allá.

Lamentablemente, la mayoría de los presentes malinterpretaron el gesto del difunto espíritu, quienes lo vieron como una señal de que se acercaba el apocalipsis y Rasputín El Invencible había vuelto para condenarlos a todos.

Según los testigos, uno de los presentes, al verlo literalmente moverse a pesar del fuego y la “presunta” muerte confirmada desde hace algún tiempo, instintivamente le disparó un tiro, solo para no perder la tradición, y otro de los presentes, pillado en la idea de que la muerte era sólo una mera transición para esa criatura sobrenatural que se realzaba entre las llamas, no sobrevivió al infarto que esta escena le provocó, o eso dicen.

Se puede decir que fueron a buscársela, porque el hecho en sí fue ocasionado precisamente por el maltrato del cuerpo del difunto, el cual fue exhumado de la tumba así como vino sin cuidado y no preparado para la cremación, y esto provocó la contracción de los ligamentos, que por el calor excesivo y repentino pareció que se respingase hacia arriba de un brinco de la pira, haciendo creer a todos que realmente se estaba levantando de la muerte. Una última befa que el viejo Rasputin les tenía reservada.

CURIOSIDAD SOBRE LA PERSONA

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Gran parte de la historia de Rasputín, además de los hechos históricos y documentados en los que aparece, son relatos contados en flashes y testimonios recogidos que se prestan a las más variadas especulaciones.

Baste decir que gran parte de la infancia y de las declaraciones sobre la vida nos llegan recontadas de la hija María, quien idolatrando la figura del padre, puede o no haber omitido ciertos hechos o diluido ciertos hechos para aumentar su fama.

Pero si nos centramos en la persona y no en el personaje, Rasputin era un hombre completamente extraordinario sin necesidad del aura esotérica que se le había dado.

Imagínelo de dos metros de altura, con una barba espesa y nada arreglada, imponente y con dos ojos azul hielo que te penetraron en el alma.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Con su inusual y colosal estatura, especialmente para ese período, y ese porte indiferente que oteaba a todos desde arriba, solo podías quedar sorprendido o atemorizado. O de lejos, ya que el aspecto greñudo no parecía indicar un cuidado por la higiene muy frecuente.

En las calles inspiraba ese temor reverencial que imponía respeto y estupor en algunos y envidia o admiración en otros.

Si lo imaginamos así, es más fácil entender el estado de ánimo de quienes lo conocieron o lo vieron por la calle, y lo fácil que fue olvidar todas esas historias sobre sus hábitos promiscuos y perversos y sus comportamientos fuera de la línea que era algo que se podía esperar del proclamado místico siberiano.

DIOS DAME UNA SEÑAL

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Un misterio ha quedado por desvelar, y es el de la milagrosa recuperación del zarevic que dio paso a toda la serie de acontecimientos políticos y a la presunta confirmación del poder indiscutible del místico Rasputín a los ojos de la reina.

Alexei Nikolaevich recordamos, hijo de la zarina Alexandra Feodorovna, era el desgraciado descendiente de la renombrada dinastía de la reina Victoria, cuya sangre, real aunque enclenque, corría por las venas del pobre príncipe heredero, cuya desgracia fue nacer varón, ya que el la hemofilia ocurre en casi todos los casos en hombres.

RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA
Fuente

Por tanto, fue la reina Victoria quien inició la transmisión del gen de la hemofilia en sus dos hijas portadoras sanas, que dispersaron la “enfermedad real” en muchas familias de España, Albania, Prusia y también en descendientes de rusos. Curiosamente, resultó que el tipo de hemofilia presente en la sangre real de la reina Victoria era el tipo B, que es bastante raro, solo para subrayar la mala suerte.

Entonces, como hemos dicho, el zar Nicolás II, además de poseer probablemente el carisma de una zapatilla Adidas, no había estado presente cuando Alexandra caía cautivada de las sesiones espirituales de Rasputin que prometían la pronta y mágica recuperación del tsarevic o zarevic, porque lamentablemente él estaba ocupado con la primera guerra mundial en curso que no era un asunto trivial, y ciertamente con otras cosas en las que pensar que la monarquía se desmoronaba en la madre patria y las fuerzas revolucionarias que se preparaban para subvertir el régimen que él estaba a la cabeza todavía no por mucho tiempo.

Entonces, la zarina cedió a los métodos del curandero místico como sabemos, pero esto no explica cómo ha podido mejorar la salud del niño.

Rasputín como podemos intuir era un hombre terco y seguro de sí mismo, y creía que solo su poder espiritual podía curar a las personas de dolencias, y por eso desdeñaba los remedios mundanos como la medicina moderna que se estaba poniendo de moda en Occidente, una entre todas la aspirina, que se había convertido en la panacea más utilizada del momento porque se usaba para casi todo, y que incluso los médicos de la corte se la “pasaban” a Alexei.

Negar la ciencia era en cualquier otro caso comparable a una sentencia de muerte, pero por la voluntad de la providencia no en éste en particular.

Precisamente porque Alexei era hemofílico, y la aspirina además de analgésico también es anticoagulante, darle aquella precisa medicina era como solucionar la intolerancia a la lactosa con una prescripción de grana padano.

Así que la desconfianza en la medicina de Rasputín fue lo que mejoró al niño, alejándolo de los médicos, escribiendo una carta a la zarina para “dejarlo en paz“.

Por supuesto que lo hizo por cuestión de escepticismo, pero el hecho es que fue tan excepcionalmente eficaz como involuntario. Ésto, y las sesiones de hipnosis que sin duda fueron cruciales en la recuperación del pequeño Alexei …

Pero nadie tenía el conocimiento o el interés para establecer los hechos de una manera lógica y racional, y todo quedó archivado como otro de los milagros mágicos del curandero. Así Rasputín pudo gozar de la mejor posición política y social que se podía obtener en ese momento, sin nadie a quien someterse y una reina agradecida a su control. Que suerte, verdad?

(RA-RA) AMANTE RASPUTIN DE LA REINA DE RUSIA

Ahora que conoces a este personaje que vivió en Rusia en la época de la Primera Guerra Mundial, si todavía te preguntas cómo diablos se hizo tan famoso entre sus contemporáneos, surgirán más preguntas sobre cómo se ha vuelto incluso hoy.

Rasputín también pudo haber sido conocido por su actitud controvertida y los estrafalarios eventos que lo rodean, pero se ha convertido en la leyenda que es ahora principalmente gracias a una canción muy celebrada que se ha vuelto viral en las últimas décadas, llamada a posta en su honor, “Rasputín” de Boney M, y es mérito suyo si lo han convertirlo en un ícono y meme de Internet, y cuyo estribillo es una hazaña para olvidar, y desafío a cualquiera a decir lo contrario.

Esta es la canción en toda su grandeza, también muy conocida por su dificultad para bailar los pasos coreografiados al ritmo de la canción del juego Just Dance, ya que su ritmo enérgico es digno de una sesión de cardio avanzada.

En el texto de la canción de Rasputín se recuerda todo lo que ha marcado la vida de este curioso hombre tan excéntrico y fuera de este mundo, desde su popularidad con las más devotas damas rusas pertenecientes a su culto personal, dedicadas a los pecados carnales para afluir a lo divino, a sus contactos con la familia real y las conspiraciones y tramas políticas que siguieron, hasta su tremenda y mítica lucha contra el ángel de la muerte a fuerza de cómicos disparos de pistola y el efecto o buff de invencibilidad que sólo a los borrachos se les otorga.

Es cierto. Podríamos limitarnos a contar sólo lo que sabemos con certeza y confirmado sobre Grigori Rasputin.

Y si de verdad de hechos queremos hablar, todo apunta a que además de la posibilidad de que tuviera poder divino para interceder a favor de Rasputín, los nobles asesinos no estaban tanto para organizar emboscadas, y que seguramente no se les habría llamado para otros trabajitos en el futuro, dado que tantos y con tanto preaviso, no pudieron matar a base de bien ni siquiera a un hombre borracho y desorientado.

A ésto, sin embargo, hay que añadir necesariamente todas las especulaciones sobre los hechos, todos los “testimonios” parciales y poco creíbles que se han ido acentuando con el tiempo, la autopsia real realizada en el cuerpo, etc. que de hecho, aunque se quiera ignorar en aras del mito folclórico que se ha convertido Rasputin El Invencible, no confirma y de hecho desmiente muchas de las leyendas como la muerte por ahogamiento que algunos aún mencionan, ya que no se encontró agua en el pulmones, ni la presencia de cianuro en el cuerpo, lo que sugiere que algunos de los médicos que conspiraron contra el consejero, tal vez se aseguró de dar a los nobles cianuro genuino y en su lugar les dieron otra cosa que no era peligrosa, o que el veneno que tenían era de una calidad tan pobre que ni siquiera valía la pena ni para hacer té. Y una entre todas, la más obvia y evidente verdad que revela la autopsia, el disparo en la cabeza, que seguramente provocó la muerte de Rasputín y que ni siquiera él pudo haber evitado al estilo Matrix.

Pero, ¿realmente queremos puntualizar una historia que va más allá de la lógica y las pruebas?

Creo que el mito es tan interesante que merece la pena descuidar estos detalles un poco “nerd” para centrarnos en la historia y lo que nos puede ofrecer, y al parecer muchos piensan lo mismo, porque aún hoy los debates sobre las hazañas son igual de encendidos y fascinantes como lo eran hace casi cien años, y la fama de Rasputin no sólo se ha mantenido inalterada en el tiempo, sino que incluso ha aumentado y resucitado con la llegada de Internet, convirtiéndose en lo que a cada uno de nosotros le gustaría ser algún día: un meme.

Y es cierto que muchos cuestionan el hecho de que Rasputin no se merezca el título de invencible con las pruebas que demuestran los documentos y la autopsia, pero luego te hago una pregunta:

¿No existe quizás honor más grande, en nuestro tiempo, en el que la precariedad y la obsolescencia nos envuelven y definen nuestras vidas efímeras y temporales, que el de convertirse en un meme, símbolo ineludible de esta sociedad que progresa ininterrumpidamente y sin rumbo, faros de luz en un oscuridad sin fin?

Entonces, ¿qué es la derrota de la muerte para volverse eternos en la memoria colectiva, sino otra forma de definir la invencibilidad?

A vosotros el deber de juzgar … incluso aquí en los comentarios si lo deseáis, no tenéis que ir muy lejos.

Fuente foto portada

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? ¿QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN? NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO!


    RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA RASPUTIN: LA MÁQUINA DE AMOR MÁS GRANDE DE RUSIA

    error: Content is protected !!