Arte e Historia

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Dos personajes prenden protagonismo en esta fascinante batida en busca del Santo Grial en los años de la II GM. Otto Rahn, el que sería el explorador caza-reliquias de los nazis, literalmente en nómina, y Heinrich Himmler líder del tercer Reich, el que le comisionaría este encargo a cambio de 1.000 reichsmarks al mes. Los dos tenían algo en común, estaban obsesionados por los mismo temas, el ocultismo y el Santo Grial.

Después de haberlo buscado por otros países sin resultado Heinrich un día decidió ir a España donde algunos indicios marcaban como posible lugar donde podría estar oculto el Grial. Primero fue a Toledo, lugar lleno de referencias esotéricas y dos días después a Barcelona, convencido de que los monjes benedictinos del Monasterio de Montserrat ocultaban el codiciado cáliz. Y así se presentó, en persona, en una visita relámpago improvisada en octubre de 1940, con la intención se temió de hacerse con la reliquia por las “buenas o por las malas”.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Pero se equivocó de lugar porque para entonces el Santo Cáliz no estaba en Montserrat, sino que ya había sido trasladado, después de una estancia en Barcelona, a la Catedral de Valencia donde hoy sigue expuesto.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Cuando Himmler llegó al santuario de Montserrat, sin demora solicitó visitar los pasadizos subterráneos de la montaña y exigió consultar todos los documentos relacionados con el Santo Grial, pero le fue denegado por el prior. La visita relámpago costó al ayuntamiento de Barcelona entre banquete y hospedaje en el hotel Ritz al cambio de ahora unos 155.000 euros.

PARZIVAL Y LOS CÁTAROS

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Pero todo este trajín empezó por culpa del fascino que causó una obra del famoso poeta alemán Wolfram von Eschenbach, el Parzival, del cual hemos hablado en otro de nuestros artículos. En el relato poético el juglar cuenta la vida de sir Perceval, uno de los caballeros de la Mesa Redonda del rey Arturo que consiguió el Grial aunque no regresó nunca a Camelot. La conexión con Montserrat viene porque en él aludía a un lugar llamado Mountsalvats situado en las montañas de los Pirineos donde según él se escondía en secreto el Santo Grial.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Otto había sido arrebatado por las creencias del catarismo, y estaba obsesionado por sus ideas y su historia. Un movimiento religioso cristiano de carácter ascético y gnóstico que llegó desde Europa oriental a través de las rutas comerciales a Europa occidental a principios del siglo XI y que se mantuvo durante el XII.

Esta secta cristiana se afianzó en el sur de Francia en el siglo XIII, creían en la dualidad del Bien y del Mal, del mundo Visible y de la Nada, y que todas las almas conocerían la salvación eterna llegando al conocimiento de la quintaesencia. Negaban el juicio final y el infierno entre otras creencias.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Esparcida por diferentes países, en concreto prosperó en el sur de Francia donde resistió con tesón la persecución de la Iglesia Católica quien lo consideró herético. Lo suprimió definitivamente con violencia durante la Cruzada de Exterminio iniciada en 1209 en Béziers, donde mataron a todos sus habitantes indiscriminadamente, una primera matanza ejemplar que recabó 7.000 a 8.000 personas asesinadas.

Este primer golpe de terror pretendía causar el pánico y obtener la sumisión sin resistencia de los otros burgos y fortalezas. Después de años de masacres y asedios, la Inquisición recogió el testigo de las cruzadas de exterminio y se encargó de seguir con la persecución hasta el último cátaro, que murió quemado en la hoguera en el año 1321. Desde entonces la secta subsistió en la clandestinidad.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Los cátaros pretendían ser buenas personas, y así se llamaban entre ellos, “buenos hombres y mujeres” o “cristianos y cristianas”, aquellos que lograban vivir una vida ascética sin ser corrompidos eran llamados los Perfectos, herederos de los apóstoles, capaces de anular los pecados. Pero según la región eran apodados de diferentes maneras, tejedores, bugres, albigenses, maniqueos, pifles y arrianos.

Según esta doctrina existe un dualismo radical, el universo estaría formado por dos mundos enfrentados. Uno espiritual creado por Dios y el otro material forjado por Lucifer o Luzbel (el portador de luz). Una dualidad creadora entre Dios y Satanás. La reencarnación les permitiría llegar a un sabiduría mística tal que les otorgaría alcanzar el conocimiento de la quintaesencia y la unión definitiva con el universo.

Otto inspirado por la poesía de Wolfram y obsesionado por el Santo Grial y las ideas de esta doctrina escribió dos obras relacionadas entre sí. La primera relata principalmente la brutal persecución que la Iglesia hizo contra el catarismo tituladaCruzada contra el Grial, en donde relata sus viajes de investigación en la región del sur de Francia donde tuvieron escenario los terribles episodios que provocó la Cruzada iniciada en 1209 contra los cátaros.

Lugares como Minerve, que fue uno de los últimos refugios de los cátaros, la cual fue asediada hasta que destruyeron su pozo con la catapulta Malvoisine (mala vecina) y se rindieron. El 22 de julio de 1210 los cátaros refugiados allí, alrededor de unos 150 hombres y mujeres fueron quemados vivos en una grande hoguera, sería la primera gran hoguera colectiva de muchas que vendrían después, hasta llegar a la última en Montsegur, 34 años más tarde.

El castillo de Montsegur también se había convertido en un refugio para los “buenos hombres”. Un primer asedio infructuoso a la fortaleza dio paso a otro brutal y definitivo a partir de mayo de 1243. Después de nueve meses de asedio, se rindieron, y el 16 marzo de 1244 los cátaros refugiados allí fueron quemados vivos en otra hoguera común, la última de esta cruel cruzada.

Actualmente existe en su recuerdo un monumento de piedra con la inscripción “A los cátaros, a los mártires del puro amor cristiano”, llamada la estela, situada en el Camp dels Cremats (campo de los quemados) donde aquel día en una gigantesca pira fueron quemados vivos entre 140 y 200 personas.

LA AHNERERBE, LA SECCIÓN SECRETA DE LA SS

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Se podría decir que era una sección elitista de arqueólogos y antropólogos al servicio del ocultismo nazi. Pero también realizaban todo tipo de atrocidades médicas de experimentación, pero eso lo contaremos en otro artículo.

Heinrich se había unido a la SS y la dirigió durante algunos años. La SS comenzó como una unidad de guardia llamada Saal-Schutz, compuesta por voluntarios del partido NSDAP que ofrecían seguridad en las reuniones del partido en Múnich.

Bajo su dirección se fue ampliando, así se formaron diversas secciones cada una dedicada a un ámbito en particular. Había la encargada de los campos de concentración y exterminio, la de inteligencia, la policía secreta llamada Gestapo, ésta última con más de 20.000 miembros encargados de velar por la seguridad del estado, quienes torturaron, deportaron y asesinaron a cientos de miles de personas.

Pero la Ahnererbe en sus inicios era una sociedad encubierta y reservada, que Heinrich la creó por separado, después en 1940 fue integrada a las SS. De carácter pseudocientífico y secreto, se encargaba de investigar el legado ancestral alemán, el origen de la raza aria.

Sus investigaciones estaban enfocadas en demostrar su superioridad racial. Encauzó su actividad hacia expediciones que la portaron a diferentes lugares del mundo tales como el Himalaya, Brasil, Argentina, Chile, Francia y España. Búsquedas arqueológicas, antropológicas y etnológicas, pero también de carácter oculto y esotérico. Una índole furtiva y arcana de la Ahnererbe impulsada por la evidente obsesión que tenía Heinrich por el ocultismo y la magia, que le llevó a las leyendas del rey Arturo y a buscar el Santo Grial. Su intención era convertir la SS en genuinos y legítimos caballeros teutones como los originales ancestros que buscaba. El resurgir de la nueva raza aria.

Por eso la Ahnenerbe buscó desesperadamente el Santo Grial, porque creía que los poderes que poseía aquel objeto daría una ventaja superior a su raza sobre el mundo, y porque además si bebía de él, le daría la inmortalidad. Pero seguramente no habría sido el primero en probar a beber de él para comprobar si funcionaba y ver si se convertían en inmortales, muchos lo habrán hecho en el pasado. ¿Quién perdería una ocasión como esa? Y también lo han probado algunos papas recientes del Vaticano y religiosos, pero no parece funcionar porque alguno ya es difunto.

Se suponía que José de Arimatea lo había llevado a Gran Bretaña y desde allí fue custodiado en diferentes lugares hasta llegar a la región de Languedoc, en el sur costero de Francia colindante con los Pirineos. Donde lo buscó con ayuda de Otto, su nuevo fichaje y empleado.

Los cátaros podrían haber sido los últimos guardianes de la reliquia. Otto la buscó entre las ruinas del castillo de Montsegur en el Mediodía-Pirineos, al sur de Francia, cerca de Andorra, el último baluarte de los cátaros, pero no la encontró. Tras su fracaso, Himmler fue a Montserrat siguiendo otras pistas.

Fuente

Algunos indicios lo llevaron allí. Según la leyenda el Santo Grial podría haber sido traído a España por los Templarios a través del Camino de Santiago aragonés llamado también francés. Precisamente una de sus rutas inicia en la región del sur de Francia, la misma donde se asentaron por última vez los cátaros, y pasa por Jaca, localidad cercana a algunos lugares donde estuvo custodiada. Otra pista cuenta que José de Arimatea antes de morir quemado encargó llevar la reliquia a su tierra natal precisamente en Huesca.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Como decimos pasó por diversos refugios en las montañas de los Pirineos, tales como la cueva de Yebra de Basa, el monasterio de San Pedro de Siresa donde fue oculto en un muro del ábside, la iglesia de San Adrián de Sásabe donde los obispos de Huesca lo ocultaron allí tras huir de los musulmanes, San Pedro de la Sede Real de Bailo, la Catedral de Jaca, y el Monasterio de San Juan de la Peña en Jaca (Huesca) donde tuvo su estancia más larga, desde 1071 al 1399 . Precisamente se tiene constancia que lo habían trasladado allí para atraer a los peregrinos del Camino de Santiago que pasaban por Jaca. A partir de 1399 pasó más de veinte años en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza, y después de una estancia en Barcelona, fue llevado a la Catedral de Valencia. Lastima que esta última tournée a Himmler se le había pasado por alto, porque al parecer la ignoraba.

Dos días antes de ir a Montserrat, Himmler había visitado Toledo. También allí había indicios, los Templarios que se establecieron podrían haberlo custodiado.

TEMPLARIOS EN ESPAÑA

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Hugo de Payens con otros ocho caballeros fundaron la Orden de los Templarios y llegarían a Tierra Santa en 1118. Después de algunos años en 1170 la orden contaba con más de 30.000 caballeros esparcidos por diferentes países de Europa. En 1220 la orden era poderosa y extremadamente rica, poseía infinidad de posesiones, castillos, siervos y hasta una flota marina.

Los Templarios llegaron a España a través del Camino de Santiago precedidos por su fama de grandes mojes guerreros de la Primera Cruzada. Se establecieron principalmente en Aragón, Castilla y también en Toledo, y participaron en la cruzada contra los musulmanes en Navas de Tolosa en el año 1212 entre muchas otras. Pero lo que nos interesa es que los Templarios podrían haber sido los últimos custodios de la reliquia.

La fama de los éxitos de la Primera Cruzada habían recorrido toda Europa, el ideal cruzado se convirtió en un estímulo para los reyes que entonces gobernaban las regiones de España, y hasta se crearon órdenes similares para que defendieran los diferentes territorios imitando a los valerosos templarios de Jerusalén.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Pero fue el testamento del influenciado Alfonso I de Aragón el que concedió por primera vez posesionesy hasta el gobierno a los templarios en España. Sin embargo este donación contrastaba fuertemente con los derechos de los propietarios de las tierras y propiedades (ya que por ley de heredad debían pasar a sus sucesores legítimos familiares) y a los intereses de los nobles.

Cuando los templarios se asentaron en Aragón participaron activamente tanto en la política como en muchas batallas de la reconquista contra los musulmanes. Y todas las colaboraciones fueron grandemente recompensadas con donaciones de posesiones y peculio, entre ellos numerosos castillos como el de Miravet en Cataluña en cuya Torre del Tesoro se custodiaba el archivo secreto de la Orden y su tesoro. O el de Monzón en Huesca de origen árabe que pasó a los templarios en 1143. Y es que la colaboración de los monjes guerreros fue decisiva para la reconquista.

La Orden fue aprobada oficialmente por la Iglesia católica en 1129. Pero después de su expulsión de Tierra Santa fueron aislados. Entonces aprovechando el momento de crisis al interno de la organización el rey Felipe IV de Francia demasiado endeudado con ellos a consecuencia de una antigua deuda de su abuelo y atemorizado por el creciente poder y riqueza que poseía ya organización presionó fuertemente al papa Clemente V para que extinguiera la orden.

Alrededor del temple se confluyeron numerosos rumores y más de cien acusaciones contra los templarios, acerca de sus supuestas ceremonias secretas de culto a Baphomet. Conspiraciones y herejías de todo tipo, entre ellas idolatrías (una de ellas a un gato que frecuentaba sus asambleas), magia, traición y sodomía, entre otras. El papa Cemente V cedió a las presiones del rey e inició un proceso contra los templarios, ordenando su disolución definitiva en 1312, pero no fue condenada. Antes el popular viernes 13 de 1307 había iniciado una persecución contra los templarios con arrestos, torturas y matanzas en hogueras. Las posesiones de los templarios fueron despropiadas y pasaron a manos de clérigos de la Iglesia.

LA ORDEN DEL TEMPLE EN TOLEDO

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Los templarios vivían en Toledo, en particular en el conocido barrio de San Miguel lleno de intrincadas callejuelas, próximo al Alcázar y a la Catedral.

Fuente

En la Iglesia de San Miguel existen claros indicios de la presencia de los templarios. Un símbolo, el escudo inequívoco de la Orden de los Templarios sobre uno de los capiteles góticos indica que el templo estuvo asociado a ellos.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

La calle de la Candelaria, y sobre todo las calles de la Flor y la del Can (en la antigüedad llamada del “Espinar del Can” son sin duda reminiscencias de la presencia de los Templarios. La rosa y el espinar son símbolos templarios claramente identificativos de la Orden. En esta zona además se encuentra la llamada “Casa del Temple” en memoria de su presencia.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Pero además existen sinuosas galerías subterráneas que comunican la Iglesia de San Miguel con otras casas de la antigua zona (en las cuales se supone vivirían los miembros de la orden). Los túneles fueron tallados en la dura roca granítica del peñón con herramientas rudimentarias de la época por lo que se cree que tal empeño tuvo que tener una fuerte motivación, la de ofrecer una salida de fuga en caso de necesidad y la de encubrir el tránsito furtivo y clandestino de sus miembros hacia la iglesia.

Fuente

LOS FRAILES DE SANTIAGO, LOS GUERREROS PROTECTORES DEL GRIAL

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Pero el Castillo de San Servando, es el mayor exponente de la presencia de la Orden en Toledo. Situado en la ruta de acceso a la ciudad se convirtió en un punto estratégico y clave para la defensa de la ciudad. Protegido por el puente de Alcántara, fue castillo templario desde 1085 cuando Alfonso VI tras la conquista de Toledo lo entregó a los templarios, los cuales lo ocuparon hasta 1308, cuando pasó a manos de los prístinos frailes de Santiago.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Un año antes había empezado la persecución contra los templarios y el final de la orden estaba cercana. Por lo que antes de ser alcanzados lo abandonaron. El castillo fue entones habitado por los frailes de Santiago que cumplían su labor benefactora muy cerca, en el hospital de Toledo. Les sirvió por unos años a solventar las necesidades de espacio que se iban incrementando de continuo, y después también lo abandonaron, justo antes de la completa disolución de la Orden de los Temple. Más tarde quedó abandonado por algún tiempo, hasta que fue reconstruido entre 1380 y 1386. Pero la leyenda señala a los frailes de Santiago como algo más de simples “okupas”.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

Guerreros como los templarios se dice que habían recibido la misión de manos de los templarios de custodiar el Santo Grial poco después (un años después) de dar inicio a su cacería, pero además también las otras reliquias que habían escondido en los muros del castillo, nada menos que la Mesa de Salomón, el Arca de la Alianza.

La Orden de Santiago tenía muchas similitudes con los Templarios, en sus inicios en 1170 fue de carácter militar como ellos. Un grupo de trece caballeros conocidos como los Fratres de Cáceres o caballeros de Cáceres defensores de la ciudad de Cáceres que después abandonaron al ser conquistada por los musulmanes.

Al parecer arrepentidos por su vida depravada y licenciosa decidieron formar una congregación religiosa más recta, con la misión de defender a los peregrinos del Camino de Santiago que se dirigían a ver el sepulcro del apóstol en Compostela, Galicia. También participaron en la Reconquista, y como los templarios poseían tierras y posesiones en diversos reinos de España y Portugal, entre ellos Toledo, recibidos como recompensa por los servicios que ofrecieron.

Los numeroso hospitales son una muestra de su vocación humanitaria que se mantenían principalmente por las limosnas de los peregrinos y las donaciones reales. El Hospital de los cautivos de Toledo perteneció a ellos. Donado en 1180 por el rey Alfonso VIII, en concreto, atendía a los heridos de guerra, pobres y ancianos, pero su principal misión era el rescate de los cautivos.

Pero la rápida propagación de la Orden se debió a que la regla no era tan rígida como las otras, fue la única en que sus miembros podían contraer matrimonio, pues pensaban que el mejor el modo de evitar la tentación y por lo tanto el pecado de impudicia era permitirlo.

A lo largo de la historia El Castillo de San Servando sufrió varios destrozos y transformaciones. Se sabe por la composición de sus cimientos que en sus orígenes fue una fortaleza romana, después pasó a ser una iglesia visigoda y seguidamente una construcción militar mudéjar, y sobre los cimientos musulmanes se edificó el Castillo cristiano.

LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL
Fuente

Sabiendo todos estos indicios no es de extrañar que los nazis, en concreto la Ahnererbe de laSS también buscaran el Grial en España. Interesados como otros en todo tipo de objetos mágicos que pudieran poseer poderes extraordinarios. Algunos autores afirman que en 1944 un año antes de terminar la II GM, los alemanes encontraron el Grial, una piedra criptográfica donde estaría custodiado un conocimiento superior y lo llevaron a Berchstengaden, un área restringida donde los altos cargos y Hitler además de descansar planificaba sus decisiones, donde consiguieron descifrarlo. Pero al parecer eso es también leyenda.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? ¿QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN? NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO!


    LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL LOS NAZIS TAMBIÉN BUSCARON EL SANTO GRIAL

    error: Content is protected !!