Animales y Naturaleza

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE COMO MASCOTA

serpientesnake serpiente serpente verde narura wild

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE COMO MASCOTA

Este artículo está dedicado a profundizar muchos de los argumentos relacionados con las serpientes y su importancia social y ecológica. Pretende ser un llamamiento a la sensibilización social y a las autoridades competentes, como parte de un eco de una opinión publica cada vez más extensa.

Por lo que el tema será tratado con la seriedad, el respeto y la atención que merece.


No todos los animales sirven como mascotas. Y digo “sirven”, porque parece que es ese el sentido que queremos dar a la vida de tantos animales. La idea de Francis Bacon que la ciencia como técnica podría dar al hombre el dominio sobre la naturaleza, se ha cogido a la letra, el hombre como especie se siente superior en todo; aunque por otro lado esa pretensión desafiante de sentirse dominador de la Tierra, es algo que siempre ha caracterizado al hombre.

De hecho es así; tratamos a las plantas y a los animales como inferiores a nosotros. No tienen alma, dicen algunos. No tienen intelecto, se guían sobre patrones instintivos. Como si nosotros no lo hiciéramos.

El hecho está, en que el planeta en el cual nos hemos visto obligados a instaurar la nuestra existencia como especie, está llena de recursos, y como es lógico los hemos querido utilizar para mejorar nuestro estilo de vida. Este pensamiento parece como digo razonable y hasta comprensible.

¿Porqué no mejorar nuestro estilo de vida? Mayor comodidad, mayor esperanza de vida. Mayor disfrute. No se repara en el hecho de querer mejorar, como decimos podría ser conveniente y hasta legítimo. Pero, eso sí, siempre y cuando, en la existencia del prójimo no recaiga un daño. En esto estaréis de acuerdo conmigo.

Ninguno quiere ver favorecer, prosperar o beneficiar al vecino en detrimento y daño de su propio bienestar y el de su familia. En este caso la idea de “prójimo” se debe extender a toda la naturaleza, incluidos los animales, que en este caso deben sufrir por nuestro trivial disfrute.

Y ya que nos sentimos tan superiores, también tendrían que ser superiores nuestros pensamientos, sentimientos y sobre todo nuestras acciones. En este sentido decía el grande Fernando Savater:“…a diferencia de otros seres, vivientes o inanimados, nosotros hombres podemos encontrar soluciones nuevas y elegir al menos parcialmente nuestra forma de vida. Podemos optar por eso que nos parece ser justo, y por tanto conveniente para nosotros y evitar eso que parece hacernos del mal o que no nos conviene. Pero como podemos elegir, podemos también equivocarnos, cosa que no sucede a los castores, a las abejas y a las termitas. Por eso parece mejor reflexionar bien sobre eso que hacemos y buscar de obtener un cierto saber vivir que nos permita de elegir bien. Esto saber vivir, o arte de vivir si prefieres, es eso que llamamos ética.

Tal vez es esto lo que nos hace diferentes a los animales y “superiores”, la capacidad de poder “elegir bien”.

Por eso, también en este caso, el momento de elegir una mascota es muy importante. Debemos saber “elegir bien” nuestra mascota. No todas son adaptas y las que dicen que lo son, porque son legales, debemos saber elegirlas bien, no solo según nuestros gustos, caprichos y condiciones, sino también teniendo en cuenta las características del animal y el hábitat genuino de donde viene.

A este propósito, son muchos los que opinan que cualquier animal puede servir como mascota si se le simulan unas condiciones similares a las que se encontraría si viviría en su habitat natural. Basta ponerles en su vitrina con sus tronquitos de leña, algunas piedras, plantitas falsas y hasta alguna lámpara de infrarojos para que estén calentitos. Todo muy chulo.

Pero es cruel. ¿No te parece? No tenemos que olvidar que será un compañero en nuestra vida, uno más en la familia y por tanto tenemos que estar seguros de poder ofrecerle las condiciones apropiadas no solo para subsistir, sino, también para que sea feliz. Un escaparate de cristal está muy lejano de la idea de felicidad. ¿Harías tu eso con tu madre o tu hijo?

A este punto, sé que muchos de vosotros diréis que los animales no tienen sentimientos y que por eso no pueden sentir felicidad o tristeza. Pero yo más que ir en contra de vuestras creencias quisiera proponeros otro punto de vista, que como el vuestro también podría ser válido.

No sé si habéis oído hablar de Tommaso Campanella, tal vez en las clases de filosofía, era uno de los considerados filósofos magos junto con Giordano Bruno, al cual se le ha dedicado hasta un asteroide, el 4653 Tommaso. Él decía que todas las cosas, también los animales y las plantas, tenían consciencia de sí mismos. Que eran dotados de un conocimiento y amor innato hacia sí mismos. Una especie de autoconciencia.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

De alguna manera los animales se intuyen a sí mismos y se auto-sienten. Los animales advierten los cambios percatándose de su entorno, a través de su sensibilidad. Cuando sienten un cambio hostil a su alrededor, se adaptan para conservar su propia vida, por el principio de sobrevivencia, generalmente escapando.

Bruno también decía que todas las cosas podían poseer diversos grados de sensibilidad, una diversa dimensión espiritual, él lo llamaba. A través de la cual las cosas comunican entre sí. Ya que el “nivel de conciencia” no es exclusivo sólo para el hombre, sino que también pertenece a seres considerados inferiores. Osea que también los animales pueden tener sensibilidad. “Las cosas, decía Bruno, no cambian, porque no hay un mutar del ser, sino un mutar del “modo de ser”.

Hoy día el pensamiento visionario y medieval de Bruno y Campanella, que en su época fue considerado una herejía y por el cual dieron su vida, constituye uno de los argumentos más importantes en la defensa de la dignidad de los animales.

La sensibilidad no pertenece exclusivamente al hombre sino que se extiende a todos los animales y plantas, los cuales dotados de ella en diversos modos y niveles, constituye una consciencia de sí mismos, otorgándoles una dignidad que no podemos ignorar.

HABLANDO DE SENTIMIENTOS

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Una serpiente cuando te mira fijamente no es porque expresa un sentimiento hacia ti, eso es poco pero seguro, probablemente ni menos quiere, ni intenta interactuar contigo. Es más, aunque te perciba, seguramente le asustas y en el mejor de los casos te ignorará.

Lo más probable es que se esté adaptándose al ambiente que le circunda intentando sobrevivir. Lo que no le quita que tenga una cierta sensibilidad, esa capacidad de percibir sensaciones a través de los sentidos y por tanto de sentir, al menos hacia sí mismo y hacia los estímulos que le interesan para su sobrevivencia, que evidentemente es muy probable que no seas tú, por mucho que seas simpático o afectuoso con ella.

Lo que quiero decir, es que los animales tienen diferentes niveles de sensibilidad, como bien decían Bruno y Campanella. Según sea la especie animal a la que pertenezcan y el grado de sensibilidad que tengan con su entorno, dependerá su adaptabilidad a la cautividad y a la domesticidad.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

El perro es un buen ejemplo, como sabéis es una subespecie del lobo (Canis lupus) una especie salvaje que se ha adaptado a la presencia del hombre después de muchísimo tiempo, proviene de un ancestro de más de 30.000 años y se ha domesticado evolucionando junto con el hombre compartiendo hábitos, comida y estilo de vida. Sí, se ha hecho familiar a la vida y costumbres humanas, pero no olvidemos que después de muchos siglos de evolución conjunta.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Esta larga vida en común le ha consentido desarrollar un cierto grado de sensibilidad hacia nosotros, que le permite interactuar incluso con nuestros sentimientos humanos.

El perro como también otros animales, pueden captar de alguna manera nuestras emociones (pero es un caso especial) y de consecuencia interactuar con nosotros; podríamos atrevernos a decir, con una cierta “natural libertad y voluntad”. Por eso los perros parecen estar a gusto y muestran afinidad con nosotros, los humanos.

Pero otros animales, como las serpientes no presentan esta afinidad ni menos con nuestros hábitos de vida, imagínate con nuestros sentimientos.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

No nos engañemos con ilusiones, que sólo esconden caprichos demasiados irracionales e injustificados. Las serpientes no son apropiados como animales de compañía. No sirven como mascotas.

Como veis, he vuelto a usar la palabra “sirven”, que por cierto suena fatal, porque en el fondo es este el motivo por el cual pagamos, en este caso por una serpiente. La compramos para que nos sirva como animal de compañía. Nada más lejos de la realidad. La compañía que te puede dar una serpiente es solo ilusoria, a la primera oportunidad que encuentre, se irá de su fabulosa jaula de cristal y buscará la libertad, lejos de tu presencia. Intentará con desesperación adaptarse al nuevo entorno y probablemente lo conseguirá, provocando grandes cambios en los ecosistemas de otras especies y por tanto alterándolos, pero también causará daño al hombre.

Aunque son relativamente raras, las muertes por mordedura de serpientes, o por asfixia, no son de subestimar. Tenemos la insensata costumbre de disminuir la prioridad y la importancia de un problema según el volumen de su portada.

En este caso quiero haceros notar que aunque objetivamente parezca un problema menor, ya que son aún más insólitos los casos de muerte por mordedura o asfixia de serpientes-mascotas en cautividad, en realidad este problema esconde toda una problemática social, económica y de salud pública que los gobiernos y en particular el Ministerio de Justicia no puede ignorar.

El hecho de que se produzcan accidentes con serpientes exóticas en Europa es ya una realidad incuestionable como queda reflejado en los datos que han sido científicamente aportados por varios países. Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012.

Podemos decir que la muerte por mordedura de serpiente-mascota en cautividad, aunque solo de una persona, es una campanada de alerta, que señala un peligro mucho más grande. La punta de un iceberg.

LA PROBLEMÁTICA DETRÁS DEL TRÁFICO ILEGAL Y LEGAL DE SERPIENTES

Aunque efectivamente es muy difícil determinar la magnitud de la red por donde se extiende este problema, tenemos que considerar que de base existen muy pocos estudios referentes a las serpientes en general, ya que en un inicio ha sido un animal de bajo interés para las ciencias y repudiado con frecuencia en muchas culturas que lo temían precisamente por su peligrosidad, y aún menos existen informes más precisos sobre los datos de las consecuencias sanitarias tocantes al tráfico tanto legal como ilegal de serpientes.

En la práctica, es muy difícil determinar si una mordedura de serpiente producida en un entorno vegetal (sea campo o jardín de una ciudad) provenga de una serpiente-mascota escapada de su cautividad. En general, no se encuentra el espécimen, lo que dificulta la identificación de la especie en cuestión. Por otro lado, el hecho que ocurra en zona de campo no determina necesariamente que fuera una serpiente autóctona y no una “mascota”. Por lo que los escasos casos confirmados (de mordedura de serpiente-pet) se limitan a hechos ocurridos en el entorno de los propietarios de la misma. Pero, ¿cuántos casos de mordeduras en general habrá que sean causados por serpiente-mascotas que no es posible determinar?

Lo que no se puede ignorar es que tener una serpiente-mascota, legal que sea o no, sea venenosa o no, es un riesgo, un potencial peligro para la sociedad y la salud pública en general.

Muchos diréis que si no son venenosas, no son peligrosas. Este pensamiento en apariencia podría tener algo de lógica, si no fuera que además de que pueden también matar por asfixia, deniega un derecho fundamental de todo ciudadano, el derecho de custodia de su salud tanto física como emocional, (porque el susto inicial , y el ansia e incertidumbre de que pueda ser venenosa y por tanto mortal, no es de subestimar); pero además pone a riesgo la seguridad ciudadana con una delincuencia “aceptada” pero sin control que denota por añadido una falta de responsabilidad intolerable en una sociedad de derecho.

¿Quién determina que cualquier serpiente-mascota escapada es priva de peligrosidad? ¿el propietario? ¿las autoridades sanitarias o gobernativas?

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Además del susto que supone de por sí cualquier encuentro con una serpiente, se debe considerar que, una cosa es encontrarse con una serpiente autóctona que forma parte del entorno natural donde nos encontramos (y por lo tanto es un riesgo reconocido, requerido y aceptado); y otra muy distinta, es encontrarse con un ejemplar desconocido, cuya potencial peligrosidad no ha sido calculada ni menos por las autoridades sanitarias, ya que no tienen registros de su existencia en esa zona y ni menos antídotos apropiados en el caso fuera venenosa.

¿Sería justo, según vosotros, exponer a la población a este potencial riesgo teniendo en cuenta que una indeterminada parte de esas serpientes-mascotas provienen del tráfico ilegal, por lo que se desconoce totalmente su origen y su potencial peligrosidad?

Es evidente la responsabilidad que tiene el gobierno y el Ministerio de Justicia en particular, en deber poner límites a este comercio (tanto legal como ilegal) de serpientes. Las motivaciones por las cuales es necesaria una intervención urgente a este punto, deberían ser obvias, pero a continuación expondremos más ampliamente hasta donde llega y cual es el origen de esta red de comercio que expone a la población de España en este caso, pero también a la mundial, a un tal riesgo sanitario innecesario e injustificado.

EL COMERCIO ILEGAL Y LEGAL DE SERPIENTES:

UN PULSO A LAS AUTORIDADES

A pesar de la evidente dificultad en determinar su extensión, se puede intuir con relativa claridad la correlación vinculante de este hecho (las muertes por mordedura o asfixia de serpientes-mascotas) y el tráfico de serpientes en general.

No es un misterio que algunas de las muertes, como también lesiones graves en la salud (como son las amputaciones, insuficiencias renales y respiratorias e discapacidades incluso permanentes) han sido causadas por mordeduras de serpientes en general, potencialmente y presumiblemente también por mordeduras de serpientes-mascotas, no lo olvidemos. Por lo que el comercio de serpientes es sin duda una prioridad también para la salud pública.

La morbilidad y mortalidad asociadas a las mordeduras de serpiente es un problema de salud pública en muchas regiones del mundo, particularmente en zonas rurales donde carecen de servicios sanitarios adecuados en general, aún más para este tipo de emergencia sanitaria.

LA MORDEDURA DE SERPIENTE: UN RIESGO A EVITAR

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

El número de muertes atribuidas a las mordeduras de serpiente depende de la zona geográfica. Aunque África subsahariana, las áreas neotrópicas, zonas ecuatoriales y subtropicales reportan el mayor número de mordeduras, también en Australia, Norteamérica y Europa, Sur y Sudeste Asia son frecuentes.

Aunque el riesgo de una mordedura puede reducirse con medidas preventivas básicas como la utilización de calzado protector y evitar los parajes donde habitualmente viven dichos animales, el hecho es que cada año decenas de miles de personas mueren a causa de mordeduras de serpiente y muchas otras reportan graves lesiones en la salud.

A nivel mundial se calcula que sólo de serpientes venenosas se producen entorno a 2.5 millones de mordeduras todos los años, ocasionando unas 125.000 muertes.

El número real puede ser mucho mayor ya que existen muchas carencias en los controles y registros de datos. Las mordeduras de serpientes pueden ser mortales si no se tratan de manera rápida. Debido a su pequeño tamaño los niños tienen mayor riesgo de muerte y de complicaciones graves a causa de dichas mordeduras o asfixia.

Según la OMS, aunque se desconoce el número exacto de mordeduras de serpiente, a nivel mundial se calcula en unas 5,4 millones de personas al año mordidas por serpientes, de las cuales entre 1,8 y 2,7 millones son causadas por serpientes venenosas.

Siempre según la OMS, de estas últimas (serpientes venenosas), se producen entre 81.000 y 138.000 muertes al año y alrededor del triple, es decir, entre 243.000 y 414.000 reportan graves lesiones en la salud, casos de amputación, insuficiencia renales y respiratorias graves y discapacidad permanente.

Los datos a nivel mundial son escalofriantes, diréis. Y aunque a nivel nacional evidentemente los datos disminuyen drásticamente, no disminuye sin embargo la importancia intrínseca del hecho, que se justifica por sí misma y no por su alcance en números.

Las mordeduras de serpientes venenosas pueden producir parálisis, paro respiratorio, trastornos hemorrágicos potencialmente mortales, insuficiencia renal irreversible y daños tisulares que pueden necesitar amputación y causar otras discapacidades permanentes.

Según el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012. Cada año en España se registran de media unas 130 mordeduras de serpientes que requieren hospitalización y tratamiento médico, de las cuales se registra una mortalidad aproximadamente de 1 muerte por año.

En todos los casos la tenencia ilegal está asociada a una nula provisión de sueros antivenenosos, lo que establece un problema latente de imprevisibles consecuencias que claramente las autoridades sanitarias y administrativas han de tener en consideración”. Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012.

A este punto, dada la gravedad del hecho, que al menos en el caso de serpientes-mascotas venenosas se puede evitar con una legislación adecuada, las autoridades deberían proceder con determinación, de acuerdo a su responsabilidad y competencia, y actuar en consecuencia antes de exponer a este riesgo, aunque sea, a un solo ciudadano.

¿No es precisamente, el deber de todo gobierno, garantizar un sistema de salud seguro?, ¿aún más cuando el potencial riesgo es innecesario y vano?;

¿cómo es que la excentricidad o antojo (dirían algunos) de tener una serpiente-mascota potencialmente peligrosa para la sociedad y la ganancia de un comercio “no transparente” que hay detrás, es prioritario al derecho de garantizar un sistema de salud seguro?

A considerar además, que este potencial peligro se extiende a nivel social-económico, dado que el comercio que existe detrás del comercio legal e ilegal de serpientes, promueve acciones ilícitas de contrabando y favorece una economía sumergida no declarada.

Todo un desafío para las autoridades, diréis. Es evidente que existen muchas carencias que entorpecen una actuación legal. Entre otras: la falta de datos fehacientes con los cuales poder contrastar e identificar los hechos, la escasa colaboración internacional, los insuficientes recursos dedicados a esta problemática lo que impede tanto el estudio de una planificación y estrategia, como la propia ejecución de acciones de control, la dificultad en determinar responsabilidades y competencias, ect.

Lo que no les exime de su responsabilidad y del deber de proteger la ciudadanía dentro de su competencia, a nivel nacional al menos, con una legislación que garantice una mayor protección del peligro que supone a este punto, también el comercio tanto ilegal como legal de serpientes.

LA “ILEGALIDAD” DEL COMERCIO LEGAL DE SERPIENTES

Muchos os preguntareis del porqué meter bajo cautela y mayor control el comercio “legal” en este caso de serpientes.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

En este “business” podríamos meter muchas otras especies no apropiadas para tener en casa como mascotas, es decir las llamadas domésticas, tanto animales como plantas, ya que el asunto del tráfico ilegal de animales y plantas en general , y de sus “partes” no queda aquí, como se puede intuir, esto es solo la punta de un iceberg como hemos dicho anteriormente, de dimensiones descomunales e infames que todo gobierno decente e íntegro debería desmantelar, pero de eso hablaremos y ampliaremos en otra ocasión.

Volviendo a la pregunta anterior, el motivo es muy claro, es obvia la estrecha relación existente entre el comercio legal y el ilegal. De hecho el comercio legal de especímenes es la “puerta lícita” para el comercio ilegal de especímenes tanto de animales como de plantas de comercio prohibido, legislativamente hablando.

En la actualidad son muy pocas las colecciones autorizadas de ofidios venenosos foráneos existentes en España. Aunque no existen datos precisos sobre los coleccionistas privados que están en posesión de ejemplares clandestinos, su existencia se evidencia a través de los accidentes que en ocasiones se han producido en nuestro país, por las similares experiencias en otros países europeos y sobre todo por un mercado floreciente de fauna exótica manifiesto en los distintos sistemas de oferta que hoy están al alcance de una gran mayoría. Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012.

A pesar de la ya mencionada escasez de datos oficiales, no se puede negar en ningún modo su conjunta nómina. Se intuye que el comercio general de especímenes no tradicionalmente domésticos se ha convertido en un bazar exótico cada vez más demandado por los gustos extravagantes o especiales, pero a veces también anómalos.

No siempre las mascotas encuentran un propietario amable que con muy buenas intenciones intenta cuidarlos lo mejor posible (que los hay), y que sólo es curioso y atraído por la extrañeza y exclusividad que presenta tener un animal de esas características conviviendo con él en su casa; sino que se comercializan también para comer su carne “guourmet” (monos, pájaros, serpientes, etc), utilizar sus glándulas para perfumes o drogas (aunque las drogas sintéticas paradojalmente están permitiendo prescindir cada vez más de estos compuestos), partes de órganos o colmillos como simple “suovenir”, amuleto o reconstituyente, etc. La fantasía de las personas a veces se demuestra infinita.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

En el caso de las serpientes, además de lo dicho, también se compran por una banal y superficial motivación: para vacilar ante los amigos. Lo típico. Son numerosos y bien conocidos los estudios que muestran que con más frecuencia las personas con escasa autoestima buscan en su cotidianidad pequeños desafíos para reafirmarse, es decir buscan darse pequeños accésit gratificantes y demostrarse a sí mismos y a los demás, en este caso exhibiendo lo valientes y cool que son en desafiar una serpiente potencialmente peligrosa o por lo menos enigmática.

Utilizan la serpiente para elevar su ego porque un común perrito es demasiado banal y poco exclusivo para ellos. Curiosamente este “coraje” de mostrarse valientes, está unido a la imprudencia, por lo que son en estos momentos cuando se producen mayormente las mordeduras o la asfixia de serpiente-mascotas.

Volviendo al tráfico de animales, los escasos, pero existentes datos “oficiales” de las esporádicas pero cada vez más frecuentes incautaciones dan fe de ello. Y como dice el refrán, para muestra sirve un botón. Por tanto es un dato de hecho, es inútil querer mirar hacia otro lugar y negar la evidencia. Como hemos dicho antes, es suficiente ver la punta del iceberg para advertir el resto que se esconde debajo.

La carencia de datos señala un problema en las instituciones que hay que resolver, señala un sistema social y de salud pública débil.

Recopilar datos estadísticos fiables se hace una necesidad cada vez más determinante para poder actuar con mayor determinación y justificación para así poder llegar a controlar y limitar este mercado sumergido.

La transparencia, la coherencia y la especificación a nivel legislativo es esencial y necesaria.

Las leyes deben ser claras y precisas, sin imprecisiones, lagunas, huecos u omisiones, por donde el comercio clandestino podría desviar sus redes de intereses.

Una legislación decidida a proteger de abusos y de la muerte a todos los animales no tradicionalmente domésticos, en la cual deben ser incluidas las serpientes “en general”. No olvidemos que las serpientes son utilizadas para una actividad no necesaria y banal, (ya que existen animales mejor adaptados naturalmente y evolutivamente a convertirse en nuestras mascotas y compañeros del hombre).

¿Porqué inferir ulteriormente sobre el sufrimiento que ocasiona la falta de libertad, la muerte por sus pieles o órganos, o por los malos tratos que suponen las pésimas condiciones de traslado y almacenamiento de animales salvajes que no son evolutivamente adaptos como animales de compañía?; en definitiva, por un fútil deseo injustificado e innecesario que solamente algunas personas poco razonables o mal informadas recogen beneficio, en un disfrute más caprichoso que razonablemente saludable?

Es importante conocer el verdadero impacto que está teniendo este comercio que encubre toda una trama criminal. Y digo criminal, porque expone a una parte de la población mundial a una delincuencia sumergida proponiendo acciones ilícitas, como es la caza indiscriminada de animales protegidos (y no protegidos).

Además, ¿no es un acto criminal poner a riesgo la salud y vida de las personas, como así mismo arriesgar la vida de muchos animales innecesariamente? ¿O es que acaso ahora, no queremos ver la importancia y el alcance que se insinuá debajo de este comercio?

Según el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012, el riesgo es reconocido:

En opinión de los expertos de la reunión, aunque se trate de un problema poco común, es grave; y por tanto habrían de establecerse mecanismos oficiales específicos para contingencias de este tipo. Después de conocer la situación sobre las serpientes exóticas clandestinas en España, descrita en su ponencia por el Dr. Méndez García, y el claro incremento de la tenencia de estas especies en domicilios particulares con el consiguiente riesgo, parece cuanto menos necesario un debate sobre la posibilidad de que en España exista en modo protocolizado de proceder y acceder a sueros de serpientes no autóctonas más allá del contacto particular entre las partes interesadas”.

La falta de datos o cuando los hay, contradictorios, sólo evidencia una realidad oculta que debe salir a la luz y por supuesto no puede ser una escusa para no actuar en consecuencia.

Resulta difícil estimar el alcance, pero eso no silencia la importancia y la necesidad de intervenir a nivel legislativo antes que el problema se desborde.

Una medida eficaz como solución legislativa sería la de proteger todos los animales no domésticos, demostrando esta idoneidad mediante criterios expertos que determinen que la domesticación a sido obtenida de forma natural, evolutiva y sobre todo definitiva en esa especie, como es el caso del perro, teniendo especial atención a las excepciones que deberían ser consultadas y seleccionadas de igual modo por especialistas competentes en tema biológico y ambiental, y no por simples intereses económicos comerciales o sociales.

Sin embargo, estas soluciones restrictivas a nivel legislativo, el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012, no las cree tan efectivas:

Por lo que sabemos, las restricciones legislativas a la tenencia, como las que ya han dictado determinadas Comunidades Autónomas, no son especialmente útiles a la hora de evitar la posesión de estas peligrosas especies.

Que una acción sea poco eficiente o válida (que también podría ser debido a la escasez de recursos y financiación que se dedica a este problema, dada la dificultad de actuar entorno), no hace que no deba ser contemplada en la ley y por tanto permitida.

Entonces, con el mismo criterio, se debería permitir la tenencia de armas (ya que es imposible evitar su posesión en la vida real), de la misma manera también de debería permitir y no limitar los robos, asesinatos y todas las actividades ilegales, ya que en la realidad social siguen sucediendo a pesar de existir su veto legal.

¿No sería, en vez, el caso de aumentar los recursos entorno al control sobre la observancia de la ley, hecha en un principio con un sentido común y conveniente para el bienestar de la sociedad?

Evidentemente es previsto un detrimento de algunos intereses comerciales puntuales en el sector y algún que otro lamento social, que deberá afrontar el gobierno en favor del sentido común y del bienestar ambiental global con el cual debería ser propuesta una iniciativa legislativa de este tipo.

EL COMERCIO ILEGAL DE ANIMALES

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Todo inicia con la captura de un animal asustado en su punto de origen. Es decir, en su hábitat natural. ¿Os imagináis la desesperación? Me voy a permitir con todo mi respeto recordar a Kunta Kinte, para que nos guíe en un imaginario viaje (que tan imaginario no es), que nos permita comprender mejor esta situación que tan cruel es.

Porque algo análogo le ocurrió a él, ¿recordáis la famosa serie basada en hechos reales? Junto a él, junto a su dignidad aunque humana, similar también a la de los animales, podemos revivir todavía su cruel, absurda y injusta historia y la de sus familiares, en tantos animales que se meten en un extraño y absurdo viaje similar al que hizo él, hacia un lugar desconocido, cruelmente arrebatados de su hogar. Un viaje que para muchos terminará con su vida antes de llegar a destinación. Si los que nos llamamos humanos hemos sido tan crueles para nuestros propios símiles, ¿qué podemos esperar que hagan con animales considerados inferiores?

Precisamente, la captura de estos desafortunados animales inicia en lugares donde las pésimas condiciones de vida dejan mucho que desear. Muchas personas tentadas por la falta de trabajo suficientemente remunerado, la falta de seguridad ciudadana e impulsadas por la carencia de recursos propios, ven en esta actividad una oportunidad de ganancia fácil y cómoda (además de necesaria a veces para subsistir). El brabaje típico y habitual donde se genera los niveles de base de la común delincuencia.

En el viaje, obviamente los traficantes intentan conservar el mayor número de especímenes, (cada ejemplar representa una cantidad de dinero), aún así, la pérdida de algunos ejemplares no parece suponer grandes disminuciones en las ganancias, por lo que con frecuencia las condiciones para su traslado no suelen ser optimas, muchos animales mueren en el camino por el excesivo calor, frío, falta de oxígeno, agua o comida, infecciones o por aplastamiento.

En el lugar de destino está el verdadero problema, la demanda. Esta actividad genera negocios legales pero también ilegales, donde se mueven grandes cantidades de dinero, pero no sólo de ejemplares vivos, sino también muertos (por sus pieles, colmillos, carne, plumas, ect.)

En concreto, para las serpientes, su creciente boga en el mercado en los últimos años ha aumentado su demanda. Su particular piel escamosa, con gran variedad de colores y apariencias, su particular morfología y características exóticas resultan atractivas para clientes que buscan una mascota “especial” y para coleccionistas o clientes que ven en sus pieles sofisticados adornos o souvenirs utilizándolas para adornar objetos como botas, bolsos, carteras e incluso violines y violonchelos.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Tal y como citaba el profesor Whitehead (1970) para explicar los “armarios de curiosidades” que se pusieron de moda en el siglo XIII en aras de “… la veneración de lo raro, de lo poco común, de lo maravilloso y de lo milagroso…”, nos encontramos hoy con terrarios habitados por los más peligrosos ofidios conocidos, por las razones más absurdas y temerarias; a veces cercanas a un trastorno histriónico de la personalidad. En todos los casos, estos terrarios se mantienen sin la previa provisión de los sueros antivenenosos. De cualquier modo, desconocemos su paradero hasta el mismo momento en que se produce el temido accidente y en muchos casos nos demuestran tristemente que aquel espíritu científico que guió las pasiones y voluntades del hombre durante siglos, han servido para poco a estos irresponsables. Regresamos de algún modo a aquellas denostadas “menageries” y como si de “monstruos de feria” se trataran, el mercadeo al que ahora asistimos, nos ofrece al más alto precio mutaciones aberrantes de especies, extraños cromatismos e hibridaciones extrañas, sin que para nada importe el bienestar de estas fascinantes criaturas.” Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Incluso por la proteína de su carne son objeto de cacerías y usadas en la medicina tradicional, por lo que no es tan raro como se podría pensar, encontrar a la venta su carne. En concreto la carne de serpiente de cascabel es muy cotizada por sus supuestas propiedades anticancerígenas y contra la diabetes, a pesar que las investigaciones muestran que sus propiedades terapéuticas no son debidas a su carne, sino a las toxinas de su veneno, pero eso es algo que a la ignorancia (y al dinero que se obtiene por su venta) no le interesa.

Como dice el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012. :

La alarma creada en este caso está plenamente justificada en relación al claro incremento de la tenencia de especies de serpientes venenosas en domicilios particulares y la potencial amenaza para su entorno. La facilidad de adquirir cualquier ejemplar resulta evidente navegando un instante por Internet. Más aún, cuando observamos la creciente organización de ferias de reptiles en las que no resulta difícil su adquisición o conseguir contactos para ello. En la actualidad, en Europa se celebran hasta 121 eventos similares, repartidos en los siguientes países: Austria (8), Bélgica (3), República Checa (9), Dinamarca (4), Francia (9), Alemania (42), Hungría (2), Italia (16), Holanda (7), Eslovaquia (1), Eslovenia (1), España (3), Suiza (10) e Inglaterra (6).

España por su situación geográfica estratégica y por sus lazos tradicionalmente latinos, se ha convertido en una de las puertas de entrada (junto a República Checa) para las mafias de este sector hacia Europa.

España por tanto, hace de enlace en el comercio de especies latinoamericanas y africanas (dado que también hace frontera geográficamente con África), además, en los últimos años se ha convertido en un destacado importador de animales exóticos no solo de estas zonas sino también de Asia oriental.

Según el informe del WWF España: CITES del 2016 se estima que el negocio mueva al año entre 8.000 y 20.000 millones de euros anuales en el mundo. Una cifra para nada de subestimar.

Entre 2006 y 2016 (según WWF), se importaron en España entorno a 4,5 millones de ejemplares que formaban parte de la lista de especies protegidas por el Convenio Internacional Cites.

Según SEPRONA el tráfico ilegal de animales es el “4° negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial”

Las estimaciones de Interpol señalan al delito contra el medio ambiente como uno de los que mayor crecimiento está experimentando a nivel internacional, principalmente motivado por el amplio beneficio económico que obtienen las redes criminales especializadas que operan en este ámbito.”

Según informes de Naciones Unidas e INTERPOL, los delitos medioambientales se sitúan como el cuarto negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial tras el tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas. Sus ganancias se estiman entre 91.000 y 258.000 millones de dólares anuales, a un ritmo de crecimiento del 5 al 7 %, también anual.SEPRONA Guardia Civil, (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Por lo que este tráfico legal o ilegal que sea, se ha convertido en una de las principales causas de pérdida de la biodiversidad en todo el mundo, del cual, España como una de las puertas principales de entrada hacia Europa, actúa un rol crucial y determinante, cuya responsabilidad no puede ser ignorada.

España es uno de los países europeos y mundiales con más demanda de pieles y de reptiles-mascotas. El tráfico más significativo es el de reptiles, principalmente de pieles. España es el país donde se incauta un mayor número de pieles del mundo, acumulando casi un tercio del total (11.600 pieles entre 2005 y 2012)”. WWF/Adena Tráfico de especies.

Además según el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012.:

En todos los casos la tenencia ilegal está asociada a una nula provisión de sueros antivenenosos, lo que establece un problema latente de imprevisibles consecuencias que claramente las autoridades sanitarias y administrativas han de tener en consideración.

TRÁFICO DE ESPECIES ANIMALES EN ESPAÑA

Según el informe del WWF España ha importado 4,5 millones de especímenes CITES, de los cuales más de la mitad corresponden a reptiles (2.553.000 unidades) -principalmente pieles-

Entre 2005 y 2012 se han incautado más de 14.000 especímenes (fuente WWF) sin contar los 19.744 especímenes con un expediente administrativo abierto entre 2013 y 2014. En la última década se han incautado una media de 3.330 especímenes CITES por año (fuente WWF).

El porcentaje de especímenes intervenidos entre 2005 y 2012 en España (fuente WWF Informe CITES: Análisis sobre el Comercio y Tráfico de Especies Silvestres en España. 2016.) se reparte en el siguiente modo:

Los reptiles con un 48% forman la mayor parte de las intervenciones, medidas en unidades. Un 48% entre piezas de piel (60%) y especímenes vivos (40%) destaca la tortuga mora (Testudo graeca) con 3.003 ejemplares.

Peces 14% del total entre caviar y caballitos de mar. Flora el 13%, sin contar 100.000 kg de Prumus africana. Los mamíferos (piezas de marfil, partes de elefantes, primates, grandes felinos y otros) 7%. Aves 7%. Coral 3%.

En el 2016 las unidades especiales de SEPRONA, “han constatado un total de 27.778 infracciones administrativas relativas a los animales”. Incluidas en este total tanto las de caza, maltrato animal, tráfico, etc.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

España es un importante país receptor de animales exóticos, es un importador. El daño biológico se presenta no sólo en el lugar de origen del animal, sino también en el país receptor donde el riesgo de fuga o de liberación intencionada del animal y su adaptabilidad al medio, pone en peligro el equilibrio de los ecosistemas ya existentes en la zona.

Como para otros factores relativos a las serpientes, no existen datos precisos de las serpientes-mascotas que desde la cautividad de una casa o porque sus propietarios las liberan, se escapan y se fusionan en el hábitat de la zona, pero es evidente y se presume que son muchas más de las que se identifican de hecho.

Por lo que la alteración en los ecosistemas se produce también en el país receptor y no solo en el de origen de la serpiente.

LAS SERPIENTES Y SU RELACIÓN AMOR-ODIO CON LOS HUMANOS

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

El temor hacia los reptiles ha ido siempre unido a un sentimiento de veneración, tal vez impulsado igualmente por la peligrosidad que inculcaba su potencial mordedura, alguna vez letal.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Se sabe que en la antigüedad los reptiles han sido venerados como símbolos de dualidad entre la vida y la muerte, tan determinante era su temido mordisco. Incluso en la antigua cultura mesoamericana eran considerados guías para ascender a los tan enigmáticos planos cósmicos.

En Egipto todas las serpientes eran sagradas y protegidas por los faraones. Se creían fueran la reencarnación de Apofis, que representaba el mal. Unas fuerzas maléficas que habitaban en el Duat o inframundo y en las tinieblas. La excepción era la cobra, llamada Uraeus, que representaba el Sol y era el símbolo de la resurrección.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

En la Europa medieval, por un tiempo se pusieron de moda las ejecuciones por mordedura de serpiente, metían al condenado en un pozo lleno de serpientes venenosas hasta su expiración. Por lo que no es de extrañar que tanto el miedo que estos animales inculcaba como su adoración ha sido un estigma que les ha perseguido hasta nuestros días.

Ahora entorno a las serpientes, existe una dualidad diversa, más retorcida y menos sublime, esa del repudio-dinero. Por un lado se la continúa a repudiar por su letal mordedura, y por otro se la “venera” por su capacidad de generar ingresos lucrativos comerciales. Y lo que es peor, les ha salido un nuevo depredador, el hombre.

Las serpientes se han convertido, tal vez por su enigmática apariencia y peligrosidad en un bocado cada vez más suculento para el gran comercio que se esconde en el tráfico de animales. Pero conozcamos mejor a estos fascinantes animales.

CURIOSIDADES DE LAS SERPIENTES

En el mundo existen aproximadamente 3.701 especies de serpientes conocidas. Las serpientes verdaderamente son unos animales atípicos, no poseen miembros pero se mueven con gran rapidez.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Otros detalle curioso, es que no pueden cerrar los ojos, siempre los tienen abiertos. Además son sordas, pero pueden detectar las vibraciones.

Poseen una lengua móvil que es una extensión del sistema olfativo, por así decirlo “prueban y huelen” el aire y las moléculas que contiene el mismo.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

La velocidad de su lengua depende de la presencia de presas en su alrededor, pero también del grado de ansiedad que sienten, por estar cerca de un objeto extraño o amenazador, que lo identifica como un peligro para su vida, por ejemplo un humano.

Aunque parecen muy diferentes a nosotros, comparten muchas características con los humanos, son amniotas, es decir, sus embriones poseen una membrana protectiva que los envuelve. Su piel es seca, al contrario de lo que dicen los mitos, cubierta de escamas, eso sí. Además tienen cuello, aunque no es tan obvio, también tienen un similar sistema de la osmoregulación.

Como muchos amniotas son carnívoras, ninguna es herbívora. Existen muchas diversificaciones en los dientes, los cuales los utilizan para ayudar a ingerir mejor sus presas, es decir, para “agarrar” mejor, al carecer de miembros. La mayoría tienen 6 hileras de dientes, un hilera sobre cada mandíbula inferior y cuatro hileras (dos laterales, cerca de los labios y dos sobre el paladar) en la parte superior de la boca. Pero las hay que no tienen dientes o muy pocos.

En general, uno o más dientes en la parte maxilar (mandíbula superior) suelen estar agrandados formando los temidos colmillos, con o sin capacidad de inyectar un veneno.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Su dieta es variada dependiendo de la especie, pueden ingerir desde huevos, pupas de hormigas o termitas hasta aves y mamíferos. Otras se nutren de pequeños anfibios, lagartijas, peces u otras serpientes. Algunas se nutren particularmente de caracoles, lombrices y artrópodos como arañas, ciempiés e insectos.

En general su dieta cambia durante el crecimiento, cuando son pequeñas suele iniciar con ranas y lagartijas, para después, una vez adultos pasar a comen exclusivamente ratones. También cambian su piel con su famoso “cambio de camisa”.

Las serpientes pueden ocupan la mayoría de los hábitats, (de ahí su gran adaptabilidad), siempre por debajo de la zona fría de 3.500 metros de altitud, privilegiando las zonas templadas.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

La mayoría ponen huevos (ovíparas), pero las hay que dan a luz a las crías (vivíparas). Pocas muestran cuidado parental, las que lo hacen, se limitan a proporcionar calor por un determinado tiempo para mantener una temperatura adecuada y constante a fin de mejorar el éxito del desarrollo.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Las que ponen huevos, suelen abandonarlos. Otras, en concreto las hembras, guardan sus huevos en oviductos dentro de su abdomen, donde posteriormente los huevos irán avanzando hasta la eclosión, dando a luz a sus crías.

Las serpientes detectan un objeto por el calor que emana su cuerpo. Un receptor térmico situado sobre la rostro de la serpiente. El órgano permite a la serpiente estimar la dirección y la distancia del objeto. La utilidad de este órgano es obvia, ya que sus presas suelen ser animales con sangre caliente que producen calor, endotérmicos y sirve por tanto para localizar las presas.

EL VENENO DE SERPIENTE

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

El riesgo que representa las maniobras de defensa de algunas presas ha hecho desarrollar en las serpientes un mecanismo evolutivo muy sofisticado, un ingenio de envenenamiento.

Para conseguir el nutrimiento, las serpientes han desarrollado glándulas especializadas en la producción de veneno y colmillos modificados para poder liberarlo a través de un mordisco en el cuerpo de sus presas.

La energía necesaria para producirlo es mucha y por eso solo lo utilizan para ayudarse en la captura de sus presas, para su nutrición, pero también evidentemente lo utilizan como defensa, en caso de necesidad absoluta, si se encuentran con una amenaza, por ejemplo el encuentro con un humano, en este caso se convierte en un problema de salud pública.

Las serpientes son más propensas a morder cuando se sienten amenazadas, asustadas, provocadas, o cuando no tienen forma de escapar al verse acorraladas.

Un encuentro con una serpiente es siempre peligroso y se recomienda quedarse quieto sin mostrar nerviosismo y alejarse de ella lo antes posible.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

No hay manera práctica (a simple vista) de identificar con certeza si una serpiente puede ser potencialmente letal o no, al menos por un profano en el tema, que somos la mayoría. Por lo que ante un encuentro directo es mejor permanecer quieto e inmóvil, esperando que huya, si no es así, lo mejor es alejarse lentamente y con mucha precaución.

El miedo popular a las serpientes es irracional, solo en caso de peligro inminente puede resultar objetivo. Como cualquier otro animal reaccionamos con miedo por instinto, para preservar nuestra vida. Ya que el miedo nos ayuda a activar mecanismos priorizando nuestra sobrevivencia.

Como hemos visto el peligro real, que lo tiene sin duda, sería ese 17% de serpientes venenosas, frente al 83% que no son peligrosas, (aunque la boa constrictor, por poner un ejemplo, puede matar a una persona adulta por presión, dada su fuerza muscular, todavía más a un niño). Sin embargo como estamos viendo, ese potencial riesgo natural puede ser disminuido si existiese en la sociedad una legislación que la previniese.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Todas las serpientes son capaces de detectarnos al acercarnos a ellas. Al entrar en su zona de recepción, la serpiente se pone nerviosa y puede tratar de retirarse de la amenaza (nosotros), moviéndose hacia afuera de esa zona, otro lugar, llamado por los estudiosos zona de defensa. Si entramos en esta zona de defensa por accidente o intencionalmente, se puede producir una reacción agresiva de la serpiente.

Aunque nuestra primera percepción pueda ser que la serpiente es nuestra enemiga, la verdadera situación es que nosotros somos sus enemigos.

La mortalidad por mordedura de serpiente como hemos visto, es entre 1% al 3%. Este bajo porcentaje,indica que las serpientes no suelen atacan a nadie sin motivos, solo lo hacen cuando están defendiéndose de un enemigo desconocido, como puede ser un humano.

Los dueños de serpientes-mascostas tienen que ser conscientes del potencial peligro que determina tener una serpiente en casa. Una serpiente puede causar heridas más o menos graves, y hasta la muerte si es venenosa o altamente peligrosa (recordar los potentes músculos de la Boa constrictor), y si no se recurre a un antídoto en tiempo. Antídoto que no siempre es disponible según el Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012 el cual señala esta grave preocupación:

Uno de los temas que suscitaron mayor interés y preocupación fue el de las especies exóticas existentes en España. Los profesionales sanitarios asistentes a la reunión manifestaron su preocupación ante la disponibilidad en España de antivenenos para este tipo de serpientes así como la existencia de algún registro de centros o puntos de provisión de los mismos. En principio, en España, y en opinión de los expertos, los hospitales no disponen de ellos.

El mismo informe muestra que la evidente carencia legislativa contribuye al aumento del riesgo de la incidencia mortal:

Existe un convenio (Convenio para la provisión de antídotos, en la página 109) de carácter privado entre los zoológicos de Madrid, de Barcelona, Terra Natura y Adibo, por medio del cual, y como requisito de seguridad en el trabajo, mantienen una provisión de este tipo de sueros. Estos zoológicos no tienen capacidad jurídica para comercializar los sueros ni mecanismos para distribuirlos hasta el centro de asistencia, a no ser que se trate de una persona que trabaje en el zoológico. Por otra parte, cuando se suscita un abastecimiento directo por parte de alguno de estos zoológicos a un centro sanitario, resulta problemática la retribución económica del coste del suero antiofídio al procederse fuera de los mecanismos de abastecimiento propios de la distribución farmacéutica, tanto general como específica para “disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales”. Así, en ausencia de protocolo o procedimiento de actuación específico para este tipo de coyunturas, la cesión del medicamento habría de practicarse mediante acuerdo particular entre el hospital y el zoológico.”

Por lo que siempre es necesario actuar con mucha precaución en el momento de manejar una serpiente o adecuar su habitáculo. Mejor no tenerlas en casa como mascotas y nos quitamos el riesgo y la responsabilidad.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Según algunas encuestas, se estima que más del 45% de las víctimas de mordeduras o asfixia de serpiente se ponen en peligro intencionalmente, al tratar de capturar serpientes salvajes o por descuido e imprudencia durante el manejo de sus propias mascotas. Pero además el 40% de esas personas tenían valores de alcohol superiores a 0,1%. Como para dejar en manos de inconscientes tales animalitos!

Las mordeduras de serpiente son un problema de salud pública desatendido en muchos países del mundo, según la OMS. En ámbito mundial al año, se estima que la mitad de las mordeduras de serpientes venenosas, el 50% produce envenenamiento y lesiones en la salud, por suerte, sólo el 5% son mortales.

Al ser un porcentaje bastante contenido y escaso, se tiende a pensar que el temor y el escándalo en torno a las serpientes en general es exagerado e injustificado. De hecho puede que sea así, el excesivo miedo a las serpientes fijado en la cultura tradicional a menudo no es objetivo.

Pero no se trata de racionalizar una creencia popular, se trata de poner remedio a un problema social y de salud pública real y concreto, que aunque escaso, existe y se puede solucionar (o por lo menos disminuir) con relativa facilidad, (al menos en lo que concierne al tráfico de animales).

De esta manera evitaremos la exposición de parte de la población a un riesgo aunque mínimo, innecesario. Ya que las escasas, pero existentes víctimas (no sólo por fallecimiento, sino también por lesiones en la salud) potenciales y reales, seguramente no opinan lo mismo. Sobre todo en este caso de victimas de serpientes-mascotas, al cual riesgo potencial han sido expuestos innecesariamente por falta de una legislación adecuada y un mayor control y recursos de las autoridades competentes.

Por otro lado no se puede obviar que el tráfico de comercio de serpientes oculta una grave situación social.

Tanto el temor hacia las serpientes como su explotación deriva del desconocimiento, la solución es la información a través de una sensibilización social y una educación más enfocada hacia el ambiente, a la situación social y a la salud.

Según algunos estudios, se estima que una adecuada y mayor información, sensibilización social y medidas educativas enfocadas a la protección del ambiente y a la salud en la población, podrían reducir la muerte por mordedura de serpiente en un 10%. Así de importante es el poder de la información y la educación.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Además de evitar muertes absurdas, serían 11 millones de serpientes más disponibles para el buen funcionamiento de los ecosistemas. El gobierno a través de sus Ministerios y autoridades competentes pueden participar en esta solución, revisionando sus propios reglamentos y leyes; readactándolos a fin de proteger los recursos naturales existentes y la salud pública.

LA IMPORTANCIA DE MANTENER LA SALUD PÚBLICA, EL BIENESTAR SOCIAL Y PROTEGER LOS ECOSISTEMAS:

UN EQUILIBRIO DE VALORES E INTERESES

Como estamos viendo, es necesaria una educación y una sensibilización social, mayor información, no sólo para inculcar un adecuado conocimiento de su peligrosidad real en la salud humana, informar sobre la problemática social que hay detrás del tráfico de animales, sino también por su importancia en el medio ambiente. Un equilibrio de valores que los gobiernos tienen que encontrar en forma de ley.

Por eso además de evidenciar su peligrosidad en relación al contacto con el hombre (muerte por mordedura o presión), que sin duda es un peligro real y mortal, debemos como sociedad convencernos de la necesidad de protegerlas en su ambiente natural dado su gran valor biológico en los ecosistemas y limitar su introducción en los ambientes humanos.

Porque a pesar de que esta “forzada domesticidad” pueda representar una mejoría en el bienestar humano, dando satisfacción y agrado en tener una mascota “tan especial”, es mayor el beneficio que hacen las serpientes a la humanidad en su hábitat de origen.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

A esto debemos añadir que tenemos la obligación ética de promover y colaborar a la conservación de cada una de las especies que existen en nuestro planeta. No debemos olvidar que la sustracción de especies animales de su hábitat natural crea un desequilibrio tanto en el ecosistema de origen como en el de recepción (en caso que escape accidentalmente o se libere deliberadamente), reduciendo potencialmente el éxito natural evolutivo de esta especie pero también de las demás, que como hemos visto está estrechamente relacionadas.

Ya que nosotros como seres dotados de una mayor inteligencia hemos podido entender las consecuencias y el alcance de este problema en relación con la alteración de los ecosistemas, es lógico y necesario encontrar una solución y actuar en consecuencia, sobre todo cuando el hombre es el mayor responsable de estas amenazas.

Todos los organismos contribuyen directa o indirectamente al normal funcionamiento de los ecosistemas, los humanos también. Y precisamente del normal funcionamiento de los ecosistemas dependerá el futuro de nuestro planeta y por tanto también de la sobrevivencia de nuestra especie, la humana.

No podemos ignorar que conocemos parte de los mecanismos con los cuales se rige la naturaleza. Por esto es nuestro deber en la medida que nos compete, según nuestra posición en la sociedad, de poner nuestro conocimiento al servicio de la conservación de nuestra especie y esto cubre también la conservación del resto de las especies tanto animales como plantas que forman un todo necesario.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Las serpientes como ya sabemos, son esenciales en la cadena trófica. Charles Elton, ecólogo inglés del siglo XX, como recordareis por las clases de ciencias, propuso la hipótesis que la naturaleza estaba organizada en forma de pirámide, por números de individuos y por toda la biomasa.

La biomasa estaba, según Elton, regulada por el flujo de energía del sistema y la eficiencia absoluta de la transferencia a otros niveles.

En la base de esta pirámide se encuentran los productores primarios (organismos fotosintéticos), el segundo nivel es ocupado por los herbívoros (predadores de los productores) y en tercer nivel encontramos a los carnívoros. La serpiente es carnívora.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Según Elton, la eficiencia de la transferencia de un nivel inferior a uno superior fue calculada en 10% de la energía (dividida entre todos los individuos de un nivel superior).

Otro grado lo componen los organismos que hacen descomposición (procesando la energía de los muertos en cualquier nivel). Un 10% es gastado en el crecimiento mantenimiento y reproducción de todos los individuos de todas las especies que pertenecen a un mismo nivel trofíco. El resto de la energía se pierde.

Esta imagen biológica-económica de Elton, implica control sobre la suma de los individuados en cada nivel. Lo que el número de ejemplares en cada nivel sería determinante para el normal funcionamiento del entero complejo.

Posteriormente la hipótesis de Elton fue completada por otros ecólogos que consideraron que el nivel superior controla el inferior, pero el sentido es el mismo, el número de ejemplares es determinante para el funcionamiento global del sistema.

Si esta conclusión es acertada, la densidad y abundancia de un especie en un nivel inferior está controlada por sus predadores (que incluyen todas las especies de serpientes). Por lo que una disminución drástica o menos que sea contribuirá al desequilibrio del entero sistema.

Reconocer la importante función ecológica de estos animales (las serpientes) es a este punto fundamental. Siendo a la vez predadoras que presas, podemos entender el potencial del valor de su rol, un rol que está críticamente amenazado.

Volviendo a la idea de Elton, que es muy significativa, las serpientes representan un componente de alta importancia en la regulación de sus presas, (caracoles, lombrices, insectos, anfibios, peces, aves, mamífero, etc). Sin la presencia de las serpientes, estas presas pueden convertirse en plagas, cambiando radicalmente la comunidad biológica del lugar.

Ahora bien, el problema siempre radica en la misma idea. Que el daño cuantitativo es pequeño. Una plaga generalmente es esporádica y puntual, por lo que los daños ocasionados además de ser ocasionales, suelen ser recuperables en el tiempo, por lo que no se le da la importancia que tiene de base, es decir, que es una “alarma” de que algo en el medio ambiente no funciona bien y que posteriormente puede derivar a un cambio climático y ambiental dañino también para la sobrevivencia del hombre (eso si no basta el daño al planeta, que debería ser suficiente).

Regresando a la teoría ecológica, a un predador sensato no le conviene ser excesivamente especializado, sino le conviene responder en base a la abundancia de sus presas.

Tal estrategia permite la coexistencia de muchas clases de presas, ninguna demasiado presente y esto supone un eficaz beneficio para las serpientes, pero también para nosotros los hombres.

Es obvio que el aumento en la densidad de cualquier animal puede generar prejuicios, daños y obstáculos en la actividad del hombre.

Pongamos un ejemplo, el típico de las ratas: cuando la densidad de mamíferos pequeños es alta (ratas, ratones nativos y roedores invasores), la reacción por parte de la comunidad de serpientes será la de “co-ocupar” este espacio rico en recursos nutritivos.

Como cualquier organismo, una serpiente no es más que un consumidor de energía pero con un papel muy importante, el de regular la densidad de cada una de sus presas. A primera vista podríamos pensar que aumentarían las serpientes en ese lugar, sin embargo, se produciría un equilibrio numérico tanto de las serpientes como de las ratas, porque irían disminuyendo también los roedores y por tanto los recursos nutritivos para ellas. Por lo general (sin la intervención del hombre), la naturaleza tiende a regularse sola.

Puede que la abundancia, mayor o menor de algún animalito pueda ser de desinterés para las personas, pero no tendríamos la misma idea si estos animales en abundancia fueran de insectos devoradores de cosechas o ratas portadoras de infecciones (porque cada uno tiene un papel en la salud o en el consumo humano).

El mismo caso, por otro lado, bastante común, se dio en la India, en una comunidad dedicada a la recolección masiva de serpientes para uso de sus pieles, respondiendo a la gran demanda en el mercado que existía en ese momento. La acción de cacería que tanto prometía una abundante ganancia a la comunidad, resultó contraindicada.

En poco tiempo la estrategia de aumentar la calidad de vida de la comunidad produjo una plaga de roedores que destruyó la cosecha de todo el año, además se produjeron en la comunidad casos de enfermedades infecciosas supuestamente asociadas a los tan molestos roedores. La solución fue traer de nuevo a las serpientes a su hábitat natural y protegerlas a nivel legislativo.

Lo que en un momento puede parecer una solución cómoda para dar respuesta a una demanda comercial, puede generar un efecto devastador en la biodiversidad, provocando un cambio radical y permanente en el equilibrio ya débil de nuestro planeta. No arriesguemos tanto por tan poco.

Confrontando y valorando los efectivos y potenciales daños que puede causar este descontrol en la sociedad y en los ecosistemas, se ve necesaria una revisión profunda de los reglamentos y una reorientación de las fuerzas conjuntas del gobierno, de las autoridades competentes que tienen la responsabilidad de cuidar los recursos naturales del país.

La educación, es parte integrante del hombre. Nosotros como especie tenemos en las manos la responsabilidad de implementar nuestro conocimiento en favor de la conservación del planeta y de garantizar un porvenir próspero al futuro de las próximas generaciones.

IDENTIFICAR LAS AMENAZAS

Como hemos visto, proteger la vida de las serpientes en su hábitat natural es además de importante y decisivo para conservar los ecosistemas, la mejor solución. Por eso es necesario identificar las amenazas que atentan contra la vida de las serpientes.

Para ello es clave reconocer los factores que reducen la densidad y la diversidad de las serpientes.

5 ACCIONES DEL HOMBRE QUE AMENAZAN LA VIDA DE LAS SERPIENTES

Como hemos visto las serpientes son inmersas en una contradicción perenne que viene de lejos, desde la antigüedad, que las a llevado, sea por sus características físicas o por la aversión que generan al ser un “objetivo” constante por los cual sufren muchas y mayores amenazas.

Estas amenazas tienen como efecto inmediato la reducción de la cantidad efectiva de especímenes de manera fija. A tener en cuenta que estas amenazas se han convertido en permanentes y no una simple amenaza puntual y aislada, con el añadido que están en un constante crecimiento. Estas amenazas además tienen importancia dispares, motivaciones de diferente índole y fines diversos, por lo que se debe tener en cuenta a la hora de valorar y priorizar una decisión.

5 CAUSAS DE MUERTE DE LAS SERPIENTES:

(En este caso en Colombia, según la Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales, por lo que se presume que puede variar como es lógico, tanto su incidencia como las consecuencias del impacto social, económico y biológico que ocasionan, dependiendo del ambiente más o menos rural en el cual se constata el hecho. Es lógico que una causa tendrá diferente relevancia según cambia su contexto entre un país y otro, lo que no quita que este análisis nos puede dar una idea aunque general de la importancia y las consecuencias de la misma.)

1 MATANZAS DE SERPIENTES POR AGRICULTORES

2 DESTRUCCIÓN DE SU HÁBITAT NATURAL

3 MUERTES EN CARRETERAS

4 COMERCIO ILEGAL DE SERPIENTES

5 RECOLECCIÓN PARA FINES CIENTÍFICOS

Viendo así, las principales causas de muerte de estos animales, se puede observar que todas son causadas por la acción del hombre, por lo que somos directamente responsables de las consecuencias derivadas de éstas. Es decir de la alteración de los ecosistemas y de consecuencia del ambiente del planeta.

Así mismo es razonable que nos preguntemos: ¿en cuales de éstas causas podemos intervenir (individualmente o como institución) para mejorar la situación global y rectificar (al menos en parte, según nuestro alcance y competencia) el desacierto que estamos cometiendo?

Yo creo que viendo una a una las causas, a todos nos vienen modos y ocasiones de colaborar para la protección de las serpientes y la conservación del entorno natural necesario para su supervivencia.

Las más relevantes, estadísticamente hablando según los estudios, resultan ser la matanza directa por mano de campesinos y la destrucción del hábitat natural por consecuencia de la urbanización y invasión humana en el territorio natural. La muerte de las serpientes en las carreteras, se acepta como coste necesario e inevitable por la necesidad de movimiento de la población.

En muchos países del mundo carecen de reglamentos que regulen y controlen estas amenazas, en los países que sin embargo existen, su efectividad es tan baja como inútil. Rige la idea que cualquier intento de proteger la fauna resulta demasiado costoso y poco efectivo, por lo que se deja estar sin más.

La quinta amenaza aún se justifica mejor por sus beneficios directos vertidos en la salud humana. De hecho la recolección con fines científicos de serpientes hacen posible una mejora considerable en la calidad de vida humana.

De hecho es habitual la utilización de serpientes (generalmente criadas en cautiverio) para fabricar medicamentos como Protac®, Defibrasa®, Arvin®, Captopril® entre otros (Koh y Manjunatha, 2011. Rivas, 2014), todos ellos medicamentos empleados para curar diversas dolencias, como los antitrombosis que evitan la formación de coágulos en las arterias, los coagulantes, los hipotensivos que disminuyen la presión en las arterias, por lo que por otra parte, los beneficios que ofrecen las serpientes a las personas son muchos, pero esto no parece bastar para que se las proteja al menos en otros ámbitos.

Los datos a este respecto suelen ser más fiables y disponibles, ya que los especímenes forman parte de colecciones biológicas destinadas a la salud pública, la creación de sueros antídotos y otras investigaciones para beneficio del hombre.

Pero dado el tema que hoy nos ocupa, veamos con más detalle la 4ª causa, el comercio ilegal de las serpientes.

AMENAZA Nº 4: EL TRÁFICO COMERCIAL E ILEGAL DE SERPIENTES

Algunos datos al respecto se pueden obtener por los registros de las autoridades dedicadas al ejercicio de decomisar tráfico ilegal. Estos datos indican las decomisas rescatadas al mercado de tráfico de fauna.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

De hecho son frecuentes las incautaciones de la llamada güíos, más común conocida como boa constrictor (cuyo hábitat natural se encuentra en México, aunque su venta es permitida en algunos países, a veces los trámites para su introducción no lo son y por eso es requisada a menudo) y otras especies venenosas.

ESPECIES PERMITIDAS PARA EL COMERCIO LEGAL Y ALGUNAS DE LAS MÁS DEMANDADAS PARA SER MASCOTAS:

1. Pitón real, también llamada pitón bola. Es pequeña y se enrolla en plan bola cuando tienen miedo o frío. Los criadores, (porque también la crían en cautividad, después de ser separadas de su hábitat natural, igualmente para ser vendidas), han desarrollado varios polimorfismos diferentes con varios morfo o fases que les cambia los patterns y altera los colores naturales de la especie, así de crear nuevos colores y formas de piel más atractivas y nuevas en el mercado. Quitando su originario motivo que es el de protección, camuflaje y advertencia.

2. Serpiente del maíz, también pequeña y más dócil respecto a otras, por añadido no son venenosas (a pesar de este factor que podrían ser más coherente para su comercio como mascota, no es por eso que la gente las compra), ya que siempre prevale la idea de su principal atractivo recae en su peligrosidad en general por ser serpiente.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Ya que para los aficionados desconocedores o principiantes que sólo quieren exhibirse como valientes y cool, sirve lo mismo, ya que siempre habrá esa “duda” espontánea entre sus profanos amigos de si será o no venenosa. Por ello también las serpientes no venenosas como estas, resultan muy rentables en este negocio. De hecho fueron las primeras especies en cautiverio y continúan a ser las más comunes como mascotas.

3. Serpiente real (también llamada constrictor, se llama “real” porque cazan otras serpientes). Un subespecie muy popular y conocida como la falsa coral, la versión no venenosa de la venenosísima y letal auténtica coral. Son tranquilas y suelen escapar con facilidad si tienen miedo.

4. Boa constrictor, no es venenosa y su cuerpo es robusto, suele volverse tranquila cuando se acostumbra a la manipulación.

Hay que tener en cuenta, que la exportación y por tanto, la disponibilidad de estas serpientes en los mercados probablemente responde una demanda hecha por medios “legales” de estas especies, mientras que la presencia, por ejemplo de la serpiente cascabel (crotalus durrisus)

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

y otras, no permitidas para su comercio, como la llamada, “tallas equis” (Bothrops asper) es evidente que deriva de actividades ilegales de los así llamados en latinoamérica, “culebreros” que se especializan en cazar especies con coloraciones precisas, razas o con características como el albinismo o diferente pigmentación para abastecer la gran demanda que hay en el mercado.

PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

Por si fuera poco, también hay demanda en la medicina popular tradicional, llamada comúnmente artesanal.

Por otro lado, muchos de los reptiles que quedan fuera de esta lista de los “permitidos para su comercialización”, no son ni menos contemplados ni regulados en ningún ente competente, sufren una “absurda discriminación” que les pone directos en el mercado ilegal, dado su atractivo de “prohibido”. Aquí entran las denominadas “especies prohibidas” para su comercio, entre las cuales destacan: nuevas especies desconocidas o raras, especímenes con albinismo y otras características insólitas, como también las que están en peligro de extinción, que como decimos son siempre un bocado apetitoso (por su costoso y aumentado precio), aunque sea ilegal. Todas ellas en la efectividad, desprotegidas y abandonadas a su destino.

De tener en cuenta, que este tráfico ilegal se efectúa habitualmente trámite el legal, dado los medios y modos facilitados por el “permitido” y las escapatorias legales que derivan. Por lo que el tráfico legal de especies está estrechamente relacionado con el ilegal de especies protegidas (y no protegidas oficialmente).

El tráfico ilegal se vierte sin duda sobre el autorizado, convirtiéndose en un óptimo “cómplice” para el comercio sumergido de fauna y flora que genera.

Aunque cayendo en una contradicción poco comprensible, la realidad nos demuestra que aunque la compra de algunos ejemplares sea permitida, igualmente una fuerte demanda se desvía hacia especies “prohibidas”, este hecho incentiva el comercio ilegal de igual manera o más que el permitido. Como es bien sabido “lo prohibido”, “lo peligroso”, “lo raro y exclusivo” es algo con grande atracción para el hombre. Sobre todo si de eso recava una ganancia económica.

En Europa la importación de reptiles vivos ha ido aumentando en la última década supuestamente causado por la ascendiente demanda de especies exóticas (necesariamente de importación y no autóctonas). En el periodo desde 2004 a 2014, los datos oficiales en Europa reportan una importación de 20.788.747 reptiles vivos. De los cuales España importó en concreto 2.912.171 especímenes.

Por lo que muchas especies endémicas y poblaciones han ido sufrido un detrimento en sus puntos de origen, convirtiéndose en mascotas internacionales. Esto es asociado inevitablemente a una demanda indiscriminada hacia cualquiera de las especies de serpientes. De ahí la importancia de proteger todas, limitando su comercio en general.

Así por poner otro ejemplo, sólo en Colombia, por esta acción ilícita, se estima que se están eliminando entre 1.000 a 5.000 de serpientes al año, cifra que puede ser superior y en aumento cada año.

Otro dato conocido e curiosamente indicativo, es que en algunos zoológicos se acostumbra reciben ejemplares donados por personas comunes, lo que indica que las serpientes son habitualmente sustraídas de su hábitat natural. Atinente a esta referencia, debemos recordar que los zoológicos pueden servir en términos educativos y para la conservación de algunas especies en peligro de extinción o a las que se les ha destruido su hábitat o/y que necesitan cuidados médicos (claro que para eso existen ya reservas naturales que si quisiéramos podríamos acrecentar y mejorar que respetan con mayor acierto los hábitat de los animales), por lo que su principal función queda en el de entretenimiento y con fines claramente comerciales.

Aunque el impacto de esta amenaza pueda parecer trivial, en comparación con otras, no es de desvalorizar y subestimar su importancia por su correlación global en las actividades humanas, aún más porque su resolución puede ser más viable que otras y por supuesto más justificada.

Lejos de ser alarmistas, este artículo pretende ser una ayuda informativa sobre este complejo debate, ofreciendo una exposición obvia que permita comprender mejor el alcance de nuestras acciones.


Especial agradecimiento a la Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2012 por su valiosa aportación como referencia en este artículo, como también al WWF Informe CITES: Análisis sobre el Comercio y Tráfico de Especies Silvestres en España. 2016 y al Informe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS) , a SEPRONA y a las tantas otras inestimables opiniones y consideraciones de particulares competentes en el tema que han participado en la elaboración de este artículo.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE ARTÍCULO? ¿QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN, APORTAR DATOS Y COMPETENCIAS QUE CONSIDERAS ÚTILES PARA DIVULGAR,? NO DUDES EN DEJAR UN COMENTARIO!


    PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

    PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA PORQUÉ NO TENDRÍAS QUE TENER UNA SERPIENTE POR MASCOTA

    error: Content is protected !!